Fue el probador más importante de la firma de Sant'Agata Bolognese durante, aproximadamente, cuarenta años.

La profesión de probador de coches no está todo lo reconocida que debería. A menudo, pasan décadas conduciendo, reparando y desarrollando nuevos modelos. Pero eso, que para muchos podría ser una tarea aburrida, para otros como nosotros, resulta una bendición. Es el caso de Valentino Balboni, el que para muchos tenía la mejor profesión del mundo: poner a punto Lamborghini. Y para conmemorar el 50 aniversario del italiano como empleado de la firma italiana, qué mejor forma de hacerlo que reunir a 70 modelos de la firma de diferentes épocas.

Valentino Balboni, toda una vida dedicada a Lamborghini

Sí, 70. Una nómina de vehículos procedente de diecisiete países diferentes, repartidos por cuatro continentes. Desde el 350 GT hasta el Aventador y el novedoso SUV Urus. En definitiva, obras maestras que se han reunido para celebrar la trayectoria de un hombre, que ha trabajado para Lamborghini durante más de la mitad de su vida.

2003 - Lamborghini Gallardo

Balboni entró a formar parte de Lamborghini en 1968, comenzando como aprendiz de taller. Después, en 1973, fue nombrado oficialmente piloto de pruebas y se convirtió en el referente hasta 2008, año de su jubilación. Gracias a una charla con nuestros compañeros de AutoClassics, mencionó que tuvo la oportunidad de sentarse detrás del volante del 80% de los vehículos fabricados en Sant'Agata Bolognese, mientras estuvo en activo. Básicamente, durante todos esos años, su principal cometido era conducir a diario un Lamborghini. Menudo fastidio, ¿verdad?

Balboni también comentó que le debe mucho a Bob Wallace, el primer piloto de pruebas de Lamborghini. Ayudó a formar a un joven Balboni en los modelos de producción de la marca desde el comienzo. Cuando terminó con el Countach, procedió a desarrollar nuevos vehículos, como el Gallardo y el Diablo, muchos años antes de que la simulación virtual y el diseño por ordenador fueran una realidad. 

Tan relevante fue su trabajo, especialmente con el Gallardo, que Lamborghini decidió comercializar una edición especial, en 2009, a la que denominó LP550-2 Valentino Balboni. Se trataba de una versión más ligera del primer motor V10 de la firma italiana, que podías asociar a una transmisión manual.

Así las cosas, en el vídeo que acompaña a esta noticia puedes disfrutar de una reunión de 70 Lamborghini como símbolo del reconocimiento que un solo hombre puede recibir a cambio de la dedicación de toda una vida, enfocada al desarrollo de superdeportivos. Balboni ha vivido una vida acelerada, aprovechando cada segundo de las horas de un día. Un trabajo al que los propietarios de un Lamborghini le deben, aunque solo sea un recuerdo especial.

Fuente: 19Bozy92, vía YouTube

También te podría interesar:

Galería: Lamborghini Gallardo LP550-2 Valentino Balboni