En su última columna, el jefe de la Fórmula E, Alejandro Agag, afirma que el nuevo formato de carrera se asemejará a un videojuego y atraerá la atención de las nuevas generaciones.

Un amigo mío estaba en las gradas en Roma y me contó que había un fan de unos 10 años detrás de él que sabía absolutamente todo sobre la Fórmula E –pilotos, coches...– y todos los adultos le estaban escuchando. Creo que es una gran muestra de cómo este campeonato está captando la atención de los más jóvenes. 

Creo el hecho de poder incorporar nuevas tecnologías, no solo en la unidad de potencia, es grande y vamos a empezar a jugar con eso desde la quinta temporada. El formato de carrera, que aún no ha sido presentado, va ser parecido a un videojuego y atraerá la atención de las generaciones más jóvenes. Está casi pensado por completo para ellos. Si podemos conseguir que niños de 10 años se hagan aficionados, lo serán para siempre. 

Un ejemplo de esto es la Fórmula E. Se podría pensar que es simplemente divertirse corriendo en distintos sitios del mundo, pero podríamos cambiar el mundo con lo que estamos haciendo en relación a la tecnología que empleamos. Porque si hay un gran avance aquí, podría tener el potencial para cambiarlo todo. 

Felix Rosenqvist, Mahindra Racing, Sam Bird, DS Virgin Racing

La llegada de grandes fabricantes de coches crea un gran escenario para la tecnología, con muchos de los chicos trabajando juntos sobre la misma base. La Fórmula E es una plataforma con un poder increíble para desarrollar tecnología y que sirva de escaparate. Además, eso está acompañado de la enorme pasión de los aficionados, especialmente de los más jóvenes. 

Las unidades de potencia van a tener un gran desarrollo en el nuevo coche, pero incluso ya estamos hablando de la tercera generación. El primer coche fue como 'hagamos esto', el Gen2 es un gran salto para perfeccionar esa vieja tecnología, pero en el Gen3 será toda una nueva muestra tecnológica.  

Pero será creada por los fabricantes, que harán que se obtengan frutos. Nosotros solo les proporcionamos la plataforma para crear un gran espectáculo, ellos tienen que venir y usarla para desarrollar la tecnología y luego llevarla a otros sitios. Ellos son los actores principales de la revolución que nosotros pretendemos inspirar. 

Esta etapa ha sido fantástica. La recordaremos como una fase pionera, romántica. Creo que la última carrera en Nueva York, cuando hagamos el último cambio de coche, será un momento de nostalgia, literalmente el final de una era. Ha sido una aventura, un gran riesgo, pero ha merecido la pena. Ahora vamos a empezar una etapa adulta. Hemos pasado la adolescencia. 

El primer ePrix fue un evento increíble. Seguimos mejorando. De cada cita decimos que ha sido la mejor, pero realmente Roma lo fue. Se vendieron todas las entradas. No quedó ni un solo ticket y estamos viendo que pasa eso en más sitios. Cuando pusimos las entradas para Zúrich a la venta, solo duraron 30 minutos. 

Felix Rosenqvist, Mahindra Racing, Sam Bird, DS Virgin Racing, Mitch Evans, Jaguar Racing

Podemos ver que la marca 'Fórmula E' está haciéndose conocida para más y más gente. Los fans italianos son muy reconocidos y sus comentarios fueron fantásticos, les encantó el espectáculo. Confirmamos con el alcalde que seguiremos organizando la cita cinco años más en el mismo lugar. El murmullo sobre la Fórmula E en la ciudad era enorme. Roma ha llevado al campeonato a otro nivel. 

Si queremos organizar más carreras como esa, necesitamos el sitio. La localización es bonita, esa es la belleza del evento y no molestó demasiado. Si afecta a toda la ciudad no es bueno. Roma es ideal. Nueva York también lo es en ese sentido. Muchos vienen atraídos por el paisaje, como en París. Todo el mundo está contento con la carrera ahí, así que necesitamos más carreras como esa.  

Tenemos que buscar un compromiso entre lograr muchos espectadores y poder correr en grandes ciudades. La razón por la que los seguidores vienen es porque corremos en la ciudad, pero eso significa que tenemos pocos asientos. Tampoco queremos poner precios muy altos porque, si fuese así, no habría muchos niños. En Roma estaba lleno de familias con niños y eso era increíble de ver. 

Otras noticias relacionadas:

Fuente: Motorsport.com

Galería: Columna de Alejandro Agag