Se llama Mean Mower Mk2 y pretende superar los 215 km/h, actual récord de velocidad, en manos del Viking.

Cuando hablamos de vehículos sobre ruedas, a menudo, hacemos referencia a los récords de velocidad, aportando montañas de datos y modelos capaces de alcanzar registros de infarto. Generalmente, estos vehículos llevan a cabo sus hazañas en circuitos cerrados y bajo unas determinadas condiciones climatológicas.

Estos modelos suelen ser, habitualmente, coches y motocicletas. Pero eso no debe hacernos olvidar que existen otro tipo de artefactos, con laboriosos procesos de investigación a sus espaldas, con esas mismas intenciones. Este es el caso que nos ocupa y hablamos del interés de Honda por fabricar el cortacésped más rápido del mundo.

Recuperar el cetro perdido

El proyecto comenzó hace unos años con el Honda Mean Mower, un cortacésped modificado y equipado con el motor de gasolina, con 1,0 litros de cilindrada y 109 CV de potencia, procedente de una motocicleta Honda VTR Firestorm. Esa máquina alcanzó una velocidad de 187,6 km/h en el circuito de Calafat, en Tarragona, España, convirtiéndose así en el cortacésped más rápido del mundo. Un excepcional registro que duró un par de años y pasó a manos del Viking, que llegó a marcar una punta de 215 km/h.

De esta forma, el fabricante del ala dorada quiere recuperar ese título honorífico, con la evolución de su cortacésped de carreras. 

Más madera

La revancha para Honda comienza con la adopción de un motor tetracilíndrico, de 1,0 litros de cilindrada, procedente de una Honda CBR1000R Fireblade. Un propulsor que desarrolla una potencia de 191 CV y 114 Nm de par motor. Con estas credenciales, el único objetivo en la mente de los responsables del proyecto es superar los 215 km/h de velocidad máxima.

Obviamente, el cortacésped ha sufrido importantes cambios estructurales y estéticos. El asiento parece fabricado en fibra de carbono y el volante lleva la firma del especialista Sparco. De esta manera, el Honda Mean Power Mk2 parece un vehículo con muy malas intenciones. Un pequeño deportivo a escala, listo para volar sobre la pista. La artífice de ese posible récord de velocidad será la piloto británica, Jessica Hawkins, campeona inglesa de karts y participante en la MINI Challenge británica, enrolada en el equipo Excelr8. 

Otras noticias curiosas:

Galería: Honda CBR1000RR