A pesar de la falta de fiabilidad mostrada durante la pretemporada, McLaren defiende su "ambicioso" diseño del MCL33.

La nueva etapa de McLaren con Renault como suministrador de las unidades de potencia no ha tenido el inicio esperado, con problemas en una tuerca de la rueda, temperatura, batería y turbo, a lo largo de los ocho días de test celebrados. 

En la última jornada, Fernando Alonso se quedó parado nada más empezar la sesión debido a un fallo en el turbo, que provocó que el equipo optase por cambiar el motor y así volver a pista lo antes posible. 

A pesar de este fallo, que le impidió completar la cifra de kilómetros que se habían marcado para los tests de Barcelona, y tras admitir que algunos problemas vienen por haber llevado ciertos elementos al límite, el director deportivo, Eric Boullier no cree que que hayan cometido un grave error en su diseño.

Alonso, ante los problemas de McLaren Renault:

Fernando Alonso, en los test de Barcelona 2018

"Queremos ser competitivos y somos ambiciosos", indicó. "Tenemos un diseño de coche ambicioso y se puede comprobar que es algo distinto del resto de monoplazas con motor Renault". 

"Por supuesto que hemos tenido pequeños problemas, pero creo que fueron porque no hicimos un trabajo lo suficientemente bueno para preparar el coche".

"Estuvimos un poco pillados en cuanto a los plazos de entrega, pero esto es un problema nuestro. Muy pronto volveremos a la normalidad".

Preguntado por si McLaren debería haber sido más conservador, Boullier contestó: "Si quieres ser competitivo, tienes que ser un poco agresivo y ambicioso. ¿Demasiado? No lo creo. Solo tenemos que asegurarnos de tener tiempo suficiente. Ese es el único punto, diría". 

Stoffel Vandoorne, McLaren MCL33

Boullier confesó, sin embargo, que debido al tiempo perdido por McLaren durante los tests no puede garantizar que el equipo esté a su mejor nivel en cuanto a fiabilidad en el Gran Premio de Australia. 

"No estoy seguro al 100% porque no hemos rodado todo lo que habríamos querido. Así que habrá un gran riesgo de fallos. Tuvimos solo pequeños problemas diferentes. Una buena revisión del monoplaza para Australia nos ayudará a solucionarlos".

Los problemas de fiabilidad de McLaren han provocado que surjan comentarios dudando de si estarán o no listos para dar el salto en la parrilla que se espera del equipo. Boullier cree que es demasiado pronto para echar por tierra sus esperanzas. 

"Esperemos y veamos", respondió. "Es mejor esperar que hacer un juicio en base a los problemas de tres días. Había una decisión tomada [unirse a Honda] antes de mi llegada a McLaren. Los últimos tres años se desarrollaron en un contexto muy difícil y ahora estamos intentando devolver al equipo donde debe estar. Como cualquier cosa, no se hace en un día y puede haber algunos problemas técnicos".

"No hemos perdido nuestra capacidad para diseñar coches rápidos y espero que lo veáis en pista pronto. Tenemos que ser ambiciosos y eso conlleva tomar riesgos. Todo lo que necesitamos es poner todas las cosas en orden y trabajar juntos", zanjó. 

Fuente: Motorsport.com

Fernando Alonso: test Barcelona 2018