Las subastas de motos comienzan a alcanzar cantidades astronómicas. Esta Vincent Black Lightning, de 1951, que atesora una curiosa historia, se vendió por una cifra récord.

Una Vincent Black Lightning, un modelo de 1951, fue subastada por la prestigiosa firma Bonhams, en el Rio Hotel & Casino de Las Vegas, por la increíble cantidad de 929.000 dólares, unos 750.000 euros al cambio actual.

Vincent Black Lightning de 1951 subastada por Bonhams

El vehículo matriculable más rápido de su época

Cabe recordar que, hace más de seis décadas, la Vincent Black Shadow era el vehículo de mayor rendimiento de uso legal y matriculable que se podía comprar, tanto de dos como de cuatro ruedas. Oficialmente cronometrada a 122 mph (196,34 km/h), superó al Jaguar XK120 biplaza, por entonces el coche de producción más rápido del mundo, convirtiendo a la Shadow en la primera Superbike de la era moderna.

Vincent Black Lightning de 1951 subastada por Bonhams

Vincent Black Lightning, solo 33 unidades y una curiosa historia 

La creación de la Black Lightning es una leyenda para los entusiastas de Vincent. Todo comenzó gracias al distribuidor en Londres de la marca, Jack Surtees, padre del futuro campeón mundial de 500cc y Fórmula 1, John Surtees, que, por entonces, era aprendiz en la fábrica Vincent.

Surtees había estado compitiendo con un sidecar Norton con cierto éxito y, en 1947, pidió una Vincent Rapide con preparación especial. Este motor fue construido en la fábrica de Vincent en Stevenage, junto con un segundo bloque, que fue prestado a George Brown, el probador de Vincent. La moto resultante se hizo famosa y fue conocida como Gunga Din.  

La Gunga Din fue el banco de pruebas de las Black Shadow y Black Lightning. Mostrada por primera vez en el Salón de Earls Court en 1948, la  Black Lightning causó sensación, a pesar de su increíble precio de 400 libras, al que había que sumarle un impuesto de compra de 108 libras.

En general, se acepta que solo se construyeron 33 versiones completas para clientes, todas de la Serie C, excepto un modelo de la Serie D, más el primer prototipo de la Serie B de Rollie Free de 1948 (junto con 13 motores para su instalación en automóviles), antes de que finalizara la producción en 1952.

Vincent Black Lightning de 1951 subastada por Bonhams

La moto que estableció el récord de velocidad en Australia

El ejemplar subastado, con chasis numerado RC9205, fue a parar a manos del australiano Tony McAlpine, que, más tarde, vendió la moto y acabó en manos de Jack Ehret, propietario de dos tiendas de motos en Sidney.

Ehret superó en 1953 el récord de velocidad australiano, pilotando la Vincent, al establecer una marca de 141,5 mph (227,72 km/h). Posteriormente, ganó numerosas carreras. Ehret afirmó que el récord le costó más de 1.000 libras, pero consideró que valió la pena para la promoción de ventas de su negocio, al obtener el codiciado certificado del Auto Cycle Council de Australia.

Vincent Black Lightning de 1951 subastada por Bonhams

Se mantiene en estado original y nunca ha sido restaurada

La Vincent perteneció a Ehret durante más de medio siglo y se mantiene en las condiciones originales, tal y como el australiano corrió sus últimas carreras. Nunca se ha restaurado y solo ha sido reacondicionada por el experto en Vincent, Patrick Godet.

"Rollie Free y Marty Dickerson, ambas leyendas del mundo Vincent, conocían esta moto y la gesta de Ehret", comentó Ben Walker, responsable de Motociclismo de Bonhams. "Después de la 'Bathing Suit Bike’ pilotada por Free, la moto de Ehret es, probablemente, la Black Lightning más importante que existe y es una de las máquinas más deseables del mundo".

La que fue moto más rápida de Australia también se ha convertido en la más cara que se haya vendido nunca en una subasta de Bonhams.

Lee otras historias de récords de motos en Motor1.com:

Galería: Vincent Black Lightning, de 1951, subastada por Bonhams