El piloto australiano ha sido uno de los primeros afortunados en conducir el biplaza británico.

Los pilotos del equipo Red Bull de F1 ya conocen las cualidades del Aston Martin Vantage 2018. Primero fue Max Verstappen quien lo pudo conducir dentro de un circuito. Lo hizo con el coche repleto de camuflaje, ya que, en ese momento, el biplaza británico todavía no se había presentado en sociedad. Ahora, ha sido Daniel Ricciardo el que lo ha disfrutado por carreteras abiertas, tal y como queda patente en el vídeo.

Aston Martin Vantage 2018, un coche muy codiciado:

El australiano aprovechó al máximo su estancia en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos. No solo disputó el último gran premio de la temporada, sino que, además, horas antes de la carrera, se puso a los mandos del superdeportivo, junto a Martin Brundle, ex piloto de F1 y ganador de las 24 Horas de Le Mans en 1990.

En la grabación, Ricciardo señala lo rápido y potente que es el coche, y destaca el atractivo sonido mecánico que emana. Ya sabes que el motor, de origen Mercedes-AMG, es un V8 biturbo, de 4,0 litros de cilindrada, que entrega 510 CV de potencia. Con él, el Aston Martin Vantage 2018 pasa de 0 a 100 km/h en tan solo 3,6 segundos, con lo que el empuje está más que garantizado.     

El australiano también fue protagonista el pasado fin de semana por otro motivo. A través de un vídeo que puedes ver abajo, del canal Shmee150 de YouTube, confirma que será uno de los afortunados poseedores de un Valkyrie. Este híbrido enchufable, desarrollado por Adrian Newey y con un módulo de propulsión de más de 1.000 CV, rivalizará con el Mercedes-AMG Project One.    

Más información del Aston Martin Valkyrie en Motor1.com:

Aston Martin Vantage 2018