Ser tan veloz como un deportivo y tan utilizable a diario como una berlina, es algo que muy pocos modelos consiguen.

Los todocaminos son los coches de moda, atraen a clientes de todas las edades y, en la actualidad, apenas existen marcas sin un SUV en sus gamas. Pero cuando luces una estrella en el frontal y las siglas Mercedes-AMG en la trasera, estar no es suficiente, sino que hay que ofrecer algo más.

Y ese es el objetivo del Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC, un todocamino impulsado por un motor 3.0 biturbo, de gasolina, con 367 CV, que pretende posicionarse como una alternativa deportiva, pero sin llegar a ser tan radical como sus hermanos mayores, los GLC 63 y 63 S, con 476 y 510 CV, respectivamente.

Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC 2018
Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC 2018

Un buen corazón

Sin duda, gran parte del espíritu de su coche se debe a su propulsor, de seis cilindros en línea, asociado a la transmisión automática con convertidor de par 9G-TRONIC, de nueve velocidades.

Con esta combinación, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4,9 segundos y de alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima (autolimitada), registrando un cosumo medio homologado de 8,3 litros cada 100 kilómetros. Por supuesto, el sistema de tracción integral 4MATIC es de serie. 

Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC 2018

Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC, nacido para el asfalto

Con unas llantas de aleación de 19 pulgadas de serie (de 21 en nuestra unidad), queda claro que este Mercedes-AMG es un automóvil orientado al asfalto; al menos, al 99,9%.

En este escenario te diré que destaca en carreteras de montaña y que no falla cuando se habla de comodidad para el día a día, gracias a la suspensión adaptativa AMG RIDE Control. ¿Quieres saber más? Dentro de muy poco publicaremos la prueba completa de este todocamino. Por ahora, te dejamos un teaser para que vayas abriendo boca. 

Mercedes-AMG, más información en Motor1.com:

Mercedes-AMG GLC 43 AMG 4MATIC 2018, prueba a fondo