El sistema tarda 190 milisegundos en actuar, desde que percibe el peligro.

En el mundo de la automoción, cada vez son más importantes los sistemas de seguridad. BOSCH, marca referencia en este área, acaba de desarrollar un asistente de frenada de emergencia automática de última generación. Su principal valor reside en la protección a peatones y ciclistas, pues evita peligrosos, y en ocasiones mortales, atropellos a estos colectivos. 

Esta tecnología consigue detener el vehículo, sin ninguna intervención del conductor, hasta una velocidad máxima de 40 km/h. Si hay peligro por una colisión inminente, el radar lo percibe y, en tan solo 190 milisegundos, dicho asistente comienza a actuar para evitar el percance. El tiempo de reacción es, simplemente, espectacular, ya que es menor al que se emplea en parpadear dos veces.     

"Estos asistentes electrónicos, en situaciones de emergencia, responden más rápido que cualquier conductor. Proporcionan ayuda justo allí donde el ser humano la necesita, en el denso tráfico urbano", ha explicado Dirk Hoheisel, miembro del Consejo de Administración de BOSCH. 

Bosch: frenada de emergencia automática

Reduce la distancia de frenada

Según cálculos ofrecidos por la compañía, en Alemania, si todos los coches equipasen esta solución de seguridad, se evitaría el 43% de los accidentes en los que están involucrados bicicletas y automóviles. Este elevado porcentaje demuestra la enorme valía del asistente. "Este sistema reduce la distancia de frenado en unos pocos centímetros cruciales, que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte", ha asegurado Gerhard Steiger, presidente de la División Chassis Systems Control de BOSCH.  

Llegados a este punto, cabe mencionar que, a partir de 2018, EuroNCAP incluirá la detección de ciclistas en sus pruebas. Recordemos que, desde 2016, el sistema de clasificación abarca la protección a los peatones. Con esta nueva solución de BOSCH, los vehículos podrán alcanzar la máxima calificación posible, cinco estrellas. 

La firma germana tiene en marcha otros retos interesantes, como el perfeccionamiento de diversas ayudas electrónicas a la conducción (alerta por cambio de carril, conducción en atascos...), para llegar a los diferentes niveles de conducción autónoma. Parece que queda muy poco para ver a un conductor totalmente ajeno al volante y los pedales... 

Otras noticias de BOSCH en Motor1.com:

Forma parte de algo grande

Bosch: Asistente de frenada de emergencia automática