Ya sea como ingeniero, directivo o ideólogo, estos son los modelos que marcaron su trayectoria.

Ferdinand Piëch, histórico mandatario del Grupo Volkswagen y nieto de Ferdinand Porsche, murió el pasado 25 de agosto, pero su legado sigue muy presente. Tras cursar sus estudios de ingeniería, llegó a Porsche a comienzos de los años 60, de donde salió hacia Audi, años después, tras un breve paso por Mercedes-Benz.

Y fue en el Grupo Volkswagen donde más años pasó, alcanzando diversos puestos de responsabilidad: desde su puesto como director de Audi, Piëch se convirtió en consejero delegado y presidente del consejo de administración de conglomerado alemán, para pasar a ser presidente del Consejo de Vigilancia, hasta su dimisión en 2015.

Como 'pasatiempo', Ferdinand Piëch se animó a 'construir coches'. A menudo, exploraba los límites de lo que era técnicamente posible, por ejemplo, con modelos como el Bugatti Veyron. Muchos de sus desarrollos fueron pioneros e, incluso hoy, siguen gozando de fama mundial: el coche de carreras moderno (Porsche 917), la tracción total (Audi Quattro) o los motores con tecnología TDI, llevada al extremo en el Volkswagen 1L.

Piëch era estimulante, excitante, pendenciero y estaba muy seguro de sí mismo. En nuestra galería de fotos, miramos al pasado, para encontrar sus vehículos más importantes, comentados por él mismo. Textos que provienen de su autobiografía, publicada en 2002.