¿Se puede presentar un ejercicio de estilo en un salón del automóvil y que meses después lo veamos expuesto en el garaje de un multimillonario? Estos ejemplos lo demuestran.

Hemos visto, en multitud de ocasiones, prototipos espectaculares y muy originales en las pasarelas de los salones del automóvil, que anticipan las tecnologías y el diseño del futuro. Por lo general, no se pueden tocar y, a veces, incluso el interior permanece oculto a la vista de curiosos. Pero extrañamente, los fabricantes de automóviles no siempre aprecian, como se merece, tales obras maestras del diseño o de la ingeniería.

Mientras que algunos gigantes automovilísticos exhiben sus mejores ejercicios de estilo en sus museos u oficinas centrales, otros los venden en una subasta. Después de eso, los diferentes prototipos terminan en colecciones privadas y, a veces, incluso se pueden contemplar en público. Hemos querido reunir 15 concept car que terminaron en manos de compradores privados.