No está mal la eficiencia del nuevo SUV compacto con motor de gasolina 1.3 turbo, con 218 CV.

No todos los coches híbridos enchufables son iguales, ni siquiera los que están estrechamente relacionados entre sí como los nuevos modelos compactos recargables de Mercedes-Benz. El nuevo híbrido enchufable de la firma de la estrella, el GLA, ha obtenido en nuestra habitual prueba de consumo real entre Roma-Forli un resultado curiosamente diferente al del su casi hermano híbrido enchufable, el Clase B, quizás debido a las bajas temperaturas.

El consumo medio de 5,10 l/100 kilómetros (19,61 km/l) del Mercedes GLA 250 e EQ POWER, aunque bueno para la categoría de los SUV compactos, es significativamente mayor que el del Clase B con el mismo motor de gasolina, con 1,3 litros, turbo y motor eléctrico, de  218 CV. Con un gasto de 25,68 euros por el viaje (25,68 euros de gasolina + 3,65 euros de electricidad para llenar la batería de 15,6 kWh). Saliendo de Roma, cubrió 45 kilómetros en modo 100% eléctrico.

Eficiencia discreta, pero hay quien lo hace mejor

De hecho, si nos desplazamos por la clasificación de consumo real de la categoría de híbridos enchufables se puede ver que el nuevo y refinado SUV alemán está lejos de ser el mejor, con sus 5,10 l/100 kilómetros, y que poco puede hacer frente a los 3,30 l/100 kilómetros (30,3 km/l) del Kia Niro PHEV o los 3,55 l/100 kilómetros (28,1 km/l) del Mercedes-Benz B 250 EQ POWER.

Galería: Mercedes-Benz GLA 2020

El Ford Kuga y el Peugeot 3008, ambos híbridos enchufables, también consiguieron mejores resultados promedio de consumo con 3,80 l/100 kilómetros (26,3 km/l) y 4,05 l/100 kilómetros (24,6 km/l). El Jeep Renegade 4xe (5,20 l/100 km o 19,2 km/l) y el MINI Cooper S E ALL4 Countryman (5,25 l/100 km o 19,0 km/l) consumieron más que el GLA. A modo de comparación, el Mercedes GLA 200 d 4Matic con su motor turbodiésel de 2,0 litros y 150 CV consumió 3,40 l/100 kilómetros (29,4 km/l) y gastó 15,90 euros de gasoil.

Rápido y refinado, con un cambio que podría ser mejorado

El coche de pruebas incluye un amplio equipamiento, en el que destaca la tapicería Premium, llantas de aleación de 19 pulgadas, inserciones de fibra de carbono, control de velocidad de crucero adaptativo, además de una serie de opciones que elevan el precio del vehículo hasta rozar los 59.000 euros. Eso sí, a esa cantidad debes restarle las ayudas oficiales a las que tengas derecho.

Mercedes GLA 250 e

Este nuevo Mercedes-Benz GLA híbrido enchufable está bien hecho, cuida el detalle, es cómodo tanto para viajes largos como para la ciudad, realmente ágil cuando se necesita y siempre ofreciendo un elevado nivel de seguridad. Sólo la transmisión automática 8G-DCT resulta, a veces, un poco perezosa en su funcionamiento y poco fluida en el manejo del par que proviene de los dos motores, el térmico y el eléctrico.

Casi siempre puedes recorrer 50 kilómetros en modo eléctrico

Con una batería de iones de litio de 15,6 kWh y un cargador de 7,4 kW a bordo, la recarga es bastante rápida. La autonomía está en el promedio de lo prometido y siempre está cerca de 50 kilómetros. El consumo de la batería 100% cargada en la ciudad no es el mejor, así como en carretera usando sólo el modo eléctrico, pero en la mezcla urbano y extraurbano va bien.

Consumo con la batería cargada

  • Urbano (Roma): 29,0 kWh/100 kilómetros (3,4 km/kWh)
    53 kilómetros de autonomía
  • Mixto (urbano-extraurbano): 23,0 kWh/100 kilómetros (4,3 km/kWh)
    67 kilómetros de autonomía
  • Autopista: 26,5 kWh/100 kilómetros (3,7 km/kWh)
    57 kilómetros de autonomía
  • Uso económico: 15,8 kWh/100 kilómetros (6,3 km/kWh)
    98 kilómetros de autonomía
  • Máximo consumo: 64,0 kWh/100 kilómetros (1.5 km/kWh)
    23 kilómetros de autonomía

Autonomía con gasolina discreta

El consumo de combustible con la batería agotada también está en la media y sólo en la prueba de la autopista, el GLA 250 e EQ POWER demostró aumentar ligeramente el consumo de combustible.

Mercedes GLA

El depósito de gasolina de 35 litros de capacidad puede resultar un poco 'justo', para aquellos conductores acostumbrados a las mecánicas turbodiésel y a los largos trayectos sin apenas repostar.

Consumo con la batería baja

  • Urbano (Roma): 6,6 l/100 kilómetros (15,1 km/l)
    528 kilómetros de autonomía
  • Mixto (urbano-extraurbano): 6,8 l/100 kilómetros (14,7 km/l)
    514 kilómetros de autonomía
  • Autopista: 8,3 l/100 kilómetros (12,0 km/l)
    420 kilómetros de autonomía
  • Uso económico: 4,4 l/100 kilómetros (22,7 km/l)
    794 kilómetros de autonomía
  • Máximo consumo: 26,6 l/100 kilómetros (3,7 km/l)
    129 kilómetros de autonomía

Datos

Coche: Mercedes GLA 250 e EQ POWER Automático Premium 
Precio base: 48.685 euros
Día de la prueba: 18/12/2020
Meteorología (salida/destino): Soleado, 16°/ Soleado, 9°
Precio carburante: 1,20 euros/l (Gasolina) - 0,2341 euro/kWh (electricidad)
Kilómetros del test: 1.148
Kilómetros totales al inicio del test: 89
Velocidad media en el trayecto entre Roma y Forlì: 80 km/h
Neumáticos: Pirelli Winter Sottozero 3 - 235/50 R19 99H M+S MO (Etiqueta UE: C, B, 71 dB)

Consumo

Media real: 5,10 l/100 kilómetros (19,61 km/l)
Ordenador de a bordo: 5,0 l/100 km
En el surtidor: 5,2 l/100 km

Datos económicos

Gasto real: 30,62 euro (22,03 euros de gasolina + 3,65 euros de electricidad)
Gasto mensual: 59,94 euros (800 kilómetros al mes) *
Distancia con 20 euros: 267 kilómetros
Distancia con el depósito lleno: 686 kilómetros
* Sin incluir el gasto de electricidad