La nueva berlina alemana es más práctica que nunca y presume de un dinamismo intachable.

Hemos tardado, pero por fin hemos podido conducir la gran novedad de BMW para este año... sobre todo, en lo que a ventas se refiere. Hablamos del BMW Serie 3 2019, la séptima generación de la berlina alemana, de la que te contamos nuestras sensaciones, tras esta primera prueba.

En esta web ya mostramos toda la parte teórica, en detalle, pero no está de más recordarla, porque el coche sale muy bien parado. No en vano, declara 55 kilos menos de peso frente a su antecesor, a pesar de que esta nueva entrega crece hasta los 4,71 metros de longitud. Igualmente, reduce su centro de gravedad en 10 milímetros. 

Galería: BMW Serie 3 2019: una berlina deportiva y tecnológica

¿Más puntos fuertes? El reparto de peso es del 50% para cada eje, el chasis disfruta de mayor rigidez y la suspensión recibe una nueva puesta a punto, muy acertada, tal y como luego comentaré. 

Con todos estos mimbres, parece que la parte dinámica es una de las más destacadas del vehículo... y así es. No obstante, también debemos resaltar el apartado estético, pues la evolución concebida resulta agradable a la vista, por emanar más deportividad, incluso sin haberse producido una ruptura con anteriores entregas.

Por supuesto, la berlina germana adopta toda la tecnología vista en modelos de segmentos superiores, como el BMW X5 y el BMW Serie 8 Coupé, una virtud que le convierte en un estandarte dentro de su segmento. 

En este campo, las ayudas electrónicas son multitud y no solo convierten al Serie 3 en un modelo muy seguro, sino también, en un vehículo realmente práctico. Dos ejemplos para ilustrar esta afirmación son el sistema de infoentretenimiento con la función BMW Intelligent Personal Assistant, dotada de inteligencia artificial, así como el asistente de marcha atrás.

En esencia, esta tecnología logra que el coche realice por sí mismo, a la inversa, los últimos 50 metros recorridos, si se ha conducido a una velocidad inferior a 35 km/h. Así, por ejemplo, si nos encontramos con una calle sin salida, el coche nos sacará de este pequeño atolladero, marcha atrás.    

No debemos olvidarnos de que el BMW Serie 3 2019 es la primera berlina del segmento D que puede montar los faros BMW Laserlight, dotados con tecnología láser como apoyo a las luces largas. Lógicamente, son opcionales, si bien los de serie disfrutan de diodos luminosos para todas las funciones. 

Buen espacio y maletero más práctico

Para aquellos que valoren el uso diario del vehículo, las plazas traseras permiten una cómoda acogida a adultos de talla media, aunque el asiento central solo debe usarse en caso de obligada necesidad, ya que es claramente más estrecho. 

En cuanto al maletero, sigue disponiendo de 480 litros, si bien la boca de carga es mucho más amplia y la superficie resulta mucho más regular que antes, por lo que se puede aprovechar mejor a la hora de introducir el mayor número de maletas o enseres posible. 

BMW Serie 3 2019 Sport Line

Inicialmente, con motores hasta de 265 CV

Como ya te comentamos, la gama mecánica, turboalimentada por completo, se compone de dos motores de gasolina y tres de ciclo diésel. Los primeros, ambos de 2,0 litros, entregan 184 y 258 CV. En cuanto a los de gasóleo, hay dos tetracilíndricos, también de 2,0 litros, con 150 y 190 CV, mientras que la punta de lanza es un seis cilindros en línea, con 3,0 litros y 265 CV. 

Salvo el turbodiésel de 150 CV, que viene con caja manual de seis velocidades, el resto de propulsores se vinculan a la fantástica transmisión automática con convertidor de par Steptronic, de ocho relaciones. El cliente que quiera su Serie 3 con el sistema de tracción total xDrive, deberá adquirirlo obligatoriamente asociado a la versión 320d.

Este verano, la gama se completará con el BMW M340i, el paso previo al BMW M3, dotado de un motor de 3,0 litros, con 374 CV. También, con el híbrido enchufable BMW 330e iPerformance, con 252 CV y una autonomía eléctrica superior a los 60 kilómetros. 

BMW Serie 3 2019 M Sport
BMW Serie 3 2019 M Sport

Ruta corta... pero intensa

A la hora de personalizarlo, BMW plantea tres líneas de equipamiento: Sport, Luxury y M Sport, en función de los gustos personales. Con el acabado de acceso, los precios comienzan en 38.600 euros, aunque lo más habitual será realizar un desembolso más cercano a los 50.000 euros, sobre todo, si se añade equipamiento extra. 

Nosotros pudimos realizar una primera toma de contacto, durante algo menos de una hora, por Madrid y sus alrededores. La unidad escogida, la 330i, monta el propulsor de gasolina de 258 CV y queda aderezada con la línea M Sport. 

BMW Serie 3 2019 Sport Line

Antes de acceder al habitáculo, percibimos claramente el aire deportivo de esta versión, acentuada por las llantas de aleación de 18 pulgadas y los paragolpes rediseñados. Sin duda, se trata de una elección perfecta para los clientes más pasionales. 

Como buen BMW, la posición del conductor es baja e implica llevar las piernas estiradas. El aro del volante M es realmente grueso, mientras que la instrumentación digital, visible a través de una pantalla de 12,3 pulgadas, la conocemos de otros modelos del fabricante de Múnich. 

Mientras salimos de la ciudad, aprovechamos para comprobar la eficacia del asistente personal y lo cierto es que soluciona cuestiones prácticas, como buscar restaurantes o activar la calefacción en los asientos, entre otras peticiones realizadas. 

BMW Serie 3 2019 Sport Line

Pero, más allá, vamos intuyendo que el motor, la transmisión y el chasis nos van a dar mucho juego, en cuanto dispongamos de las carreteras adecuadas. Así es, mientras dejamos Madrid por el norte, disfrutamos de una aceleración contundente, combinada con una gestión perfecta del cambio.

El habitáculo está magníficamente insonorizado, hasta el punto de hacernos creer que vamos a una velocidad inferior a la real. Asimismo, el coche proyecta un claro toque deportivo a la hora de sumar kilómetros, sin descuidar el confort que cualquiera busca en los largos desplazamientos. 

Galería: BMW M340i 2019

Sorprende que la dirección sea tan directa. Como sucede en los Alfa Romeo Giulia y Stelvio, con la más mínima insinuación sobre el volante, el coche cambia de trayectoria. Lo mejor es que, enseguida, acabas acostumbrado a esas reacciones tan fulgurantes. 

Todos esos ingredientes, más unos neumáticos Michelin Pilot Sport 4, con 255 milímetros de anchura en el eje trasero, se convierten en un plato estrella a la hora de completar un tramo con curvas. 

BMW Serie 3 2019 Sport Line

En este escenario, el coche supera todo tipo de giros con una facilidad y una eficacia pasmosas, hasta el punto de que la conducción se convierte en adictiva. Incluso al cambiar de trayectoria en pleno apoyo, el coche ni se inmuta y obedece las órdenes con total seguridad. 

El equipo de frenos también está perfectamente preparado para exigirle fuertes detenciones y el consumo no se fue más allá de los 8,5 litros cada 100 kilómetros, así que, como supondrás, esta primera prueba se nos hizo muy corta.

¿La buena noticia? Seguro que, dentro de poco, podremos sacar más conclusiones con un ejemplar durante varios días. Ya lo estoy esperando en nuestro garaje...  

BMW 330i Automático

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.998 cm3
Potencia 258 CV entre 5.000 y 6.500 rpm / 400 Nm entre 1.550 y 4.400 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par Steptronic, ocho velocidades
0-100 km/h 5,8 s
Velocidad máxima 250 km/h (autolimitada)
Consumo 5,8 l/100 km
Peso en vacío 1.470 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 480 l
Precio base 47.250 euros