El híbrido enchufable es potente y agradable, puede cargar rápidamente y no consume demasiado.

Desde hace algo menos de cinco años, está a la venta el BMW Serie 2 Active Tourer, un monovolumen Premium que recibió un restyling hace escasos meses. Nosotros nos hemos interesado por la versión híbrida enchufable 225xe iPerformance, a la que hemos sometido a nuestra prueba de consumo entre Roma y Forlì. 

Aunque el sistema de propulsión híbrido enchufable, con 224 CV, es similar al del MINI Cooper SE ALL4 Countryman, el BMW ha gastado algo más, registrando una media de 5,55 litros cada 100 kilómetros (18,02 km/l), con un coste de 25,25 euros, entre gasolina y electricidad. 

BMW 225xe Active Tourer

Bien clasificado, pero sin sobresalir

Haciendo una comparación rápida con los pocos rivales existentes, vemos que el BMW 225xe iPerformance Active Tourer está posicionado en la parte media-baja, dentro de los híbridos enchufables, detrás del mencionado MINI Cooper SE ALL4 Countryman, con 5,25 l/100 km y el Audi Q7 e-tron, que a pesar de su mayor peso, firmó 5,49 litros. Eso sí, el SUV alemán posee un motor turbodiésel, en lugar de uno de gasolina. 

Inalcanzable se muestra el KIA Niro PHEV, con 3,3 litros. Por el contrario, obtuvo peor resultado el Mercedes-Benz GLC 350e 4Matic, con 6,3 litros. 

BMW 225xe Active Tourer

A la venta desde 29.200 euros

Entre los méritos del vehículo, debemos resaltar su comodidad y su calidad de factura, además de su considerable potencia y la tracción a las cuatro ruedas. Por su parte, como puntos mejorables, tal vez no sea tan versátil y habitable como otros monovolúmenes. 

En cuanto a la autonomía eléctrica, un factor fundamental para muchos, el BMW 225xe iPerformance Active Tourer dispone de una batería de 7,7 kWh de capacidad, que se carga en un hora y media desde un Wallbox.

En uso mixto (urbano e interurbano), la autonomía eléctrica es de, aproximadamente, 20 kilómetros, mientras que en el tráfico de la ciudad, la distancia se reduce a 14. Por su parte, en el test de consumo real, pudimos lograr 35 kilómetros sin emisiones contaminantes. En la autopista, es prácticamente imposible viajar exclusivamente con el motor eléctrico, ya que no puede desplazar al coche por sí mismo.

BMW 225xe Active Tourer
BMW 225xe Active Tourer
BMW 225xe Active Tourer

Consumo de combustible

Si se agota la batería, el consumo del BMW 225xe iPerformance no aumenta exponencialmente, gracias a la gestión del motor turboalimentado de gasolina, con arquitectura de tres cilindros, que cubica 1,5 litros y desarrolla 136 CV.

En kilómetros mixtos, registra 7,0 litros cada 100 kilómetros, mientras que en la ciudad, suma 11,0 litros y en autopistas, 8,0. La ruta más económica supuso 5,1 litros, mientras que, en la prueba más exigente, el ordenador de a bordo marcó 27,0. 

Tras más de 1.800 kilómetros de test, con dos recargas eléctricas de por medio, el gasto medio se situó en 7,2 litros cada 100 kilómetros. Como apunte final, debemos tener en cuenta que el depósito de gasolina, con 36 litros, es un poco pequeño para aquellos que están acostumbrados a la autonomía de los vehículos de gasóleo.

BMW 225xe Active Tourer

Datos

Coche: BMW 225xe iPerformance Active Tourer
Precio base: Desde 29.200 euros
Día de la prueba: 21/12/2018
Meteorología: Variable, 15°
Precio del carburante: 1,19 euros/l (Gasolina)
Kilómetros del test: 1.877
Kilómetros totales al inicio del test: 2.123
Velocidad media en el trayecto Roma-Forlì: 79 km/h
Neumáticos: Pirelli Winter Sottozero Serie II M+S Run Flat - 225/45 R18 95V

Consumos

Media real: 5,55 l/100 km (18,02 km/l. Media entre ordenador y surtidor)
Ordenador de a bordo: 5,6 l/100 km
En el surtidor: 5,5 l/100 km

Datos económicos

Gasto real: 25,25 euros
Gasto mensual: 54,42 euros (800 km al mes)
Distancia con 20 euros: 294 km
Distancia con el depósito lleno: 649 km

Galería: BMW 225xe Active Tourer