Nos ponemos a los mandos del Defender más potente y veloz de la historia.

Hay 'resurrecciones' que dejan boquiabierto a cualquiera. Un ejemplo es el Land Rover Defender, que dejó de producirse en enero de 2016, pero que ha vuelto a la vida en forma de edición limitada para celebrar el 70 aniversario de la marca británica. El Works V8 es una serie especial de 150 unidades que hemos tenido la oportunidad de conducir. ¿Te subes con nosotros?

Las mecánicas de ocho cilindros han sido habituales en los antecesores del Defender. Por ejemplo, en 1979, el Serie III montaba un propulsor, de 3,5 litros y 91 CV, con esta arquitectura. En la década de los 80, ese propulsor elevó su potencia hasta los 137 CV. Ya en los 90, el 4x4 inglés se beneficiaba de un bloque de 4,0 litros y 193 CV.   

 

También te podría interesar

Ahora le toca el turno al Land Rover Defender Works V8. Para resumirlo muy brevemente, imagínate implantar un corazón de un campeón olímpico de 20 años en un venerable 'anciano' de 70. Al respecto, Tim Hannig, director de Jaguar Land Rover Classics, afirmó: "Desde 2014, llevamos planteándonos revivir un Defender V8". Ahora, la idea ha llegado a buen término.

El propulsor utilizado, de aspiración atmosférica, cubica 5,0 litros y entrega 405 CV y 515 Nm a 5.000 rpm. Con él, el vehículo inglés firma una aceleración de 0 a 96 km/h (60 mph) en 5,6 segundos y es capaz de alcanzar los 171 km/h (velocidad máxima autolimitada). Teniendo en cuenta la mala aerodinámica del coche, este último registro resulta verdaderamente llamativo. 

Land Rover Defender Works V8

Land Rover Defender Works V8, aspecto cuidado

Lógicamente, el 4x4 incorpora muchos componentes personalizados, como neumáticos para el campo, llantas de aleación de 18 pulgadas, faros con tecnología de tipo LED y un equipo de frenos potenciado. Además, la suspensión está compuesta por muelles, amortiguadores y estabilizadoras específicos. Sin duda, este Defender es tan impactante como un Mercedes-AMG G 63

Al acceder al habitáculo, lo primero que llama la atención son los asientos delanteros deportivos, firmados por Recaro. También resulta sorprendente el sistema multimedia, de estilo 'vintage' pero con las últimas tecnologías.

Junto a la palanca de la transmisión automática con convertidor de par, de ocho velocidades, hay colocada una pegatina con la inscripción 'Prototype 001'. Por lo tanto, la unidad que vamos a conducir es preserie, así que seremos condescendientes con posibles fallos 'de juventud'.

Land Rover Defender Works V8
Land Rover Defender Works V8
Land Rover Defender Works V8

Cuidado, que empuja mucho

Con un fuerte estruendo, el bloque de 5,0 litros se despierta. Al inicio de la ruta, soy suave con el acelerador. Al fin y al cabo, el volante a la derecha y la conducción por el carril izquierdo exigen una concentración adicional.

Eso sí, tan pronto como veo despejado el camino, hago fuerza en el pedal derecho y escucho un fuerte rugido desde la 'sala de máquinas'. En ese momento, el Land Rover Defender Works V8 experimenta un empuje nada habitual en un vehículo de este tipo. Parece que todos los límites de la aerodinámica quedan atrás, mientras observo cómo aumenta la velocidad en el marcador.

Como prefiero no probar los límites de la física, levanto el pie del acelerador. Además, la dirección es demasiado esponjosa y el chasis, a pesar de la nueva puesta a punto, no está pensado para ser el rey de las autovías. Debido a la corta batalla de la versión coupé 90, la estabilidad lineal no es semejante a la de un turismo, pero el coche se controla sin demasiada dificultad.  

Land Rover Defender Works V8

No tuvimos la oportunidad de realizar 4x4 extremo, pero estamos convencidos de que este Defender sigue siendo una de las referencias cuando se complican los caminos. En cuanto al precio, en Reino Unido, hay que abonar como mínimo alrededor de 150.000 libras (unos 168.500 euros, al cambio). 

Sí, es un desembolso parecido al que hay que hacer por un Range Rover Sport SVR, pero estamos seguros de que todos los ejemplares se agotarán rápidamente...

Galería: Prueba Land Rover Defender Works V8