Las prestaciones y la practicidad no tienen por qué estar reñidas...

Aunque la vida son etapas, a veces, la transición entre ellas no es precisamente suave. Y si hablamos de automóviles, todavía menos. Sin duda, un momento crítico es el de enfrentarse a una familia que crece, sobre todo, cuando estás acostumbrado a conducir un coche razonablemente deportivo. Ahí es donde empiezan los problemas...

Por suerte, hay marcas que siguen pensando en los papás y mamás más dinámicos del mundo. Por ejemplo, Audi, que mantiene en su catálogo dos modelos como el Audi RS 4 Avant 2018, que hoy conducimos, y el RS 6 Avant, que ya pusimos a prueba en el pasado, en su variante performance.

Para ver cómo concilia la deportividad y el aspecto familiar, en Motor1.com España, le hemos dedicado una prueba en vídeo, desde el punto de vista de un padre primerizo... 

 

Audi RS 4 Avant 2018: la familia es lo primero

La cuarta entrega del modelo alemán mantiene viva una saga que nació con el RS 2 Avant en 1994. Aunque entre ellos hay muchas diferencias, la esencia se mantiene: ofrecer un modelo prestacional, bajo una 'civilizada' carrocería Avant. 

Sin embargo, el enfoque no puede ser más acertado; al menos, bajo mi punto de vista. Porque además de que no existe demasiada competencia en la categoría con este formato, la estética está bien resuelta. Llantas de aleación de 20 pulgadas, sistema de escape deportivo, paquete aerodinámico exterior específico, difusor trasero... De hecho, basta mirarlo de perfil, o desde la zaga, para darse cuenta de que se trata de un modelo único. 

Más noticias sobre el Audi RS 4 Avant 2018:

Prueba Audi RS 4 Avant 2018
   
Prueba Audi RS 4 Avant 2018
   
Prueba Audi RS 4 Avant 2018

En el habitáculo, el conductor disfruta de todo lo que se le puede pedir a un coche de estas características, como un volante deportivo con levas para el cambio, un excelente asiento semibaquet, acabados en cuero y Alcantara, una instrumentación digital con modo RS... De hecho, en líneas generales, la sensación es la de no encontrarse ante un 'wagon'. Percepción que se ve reforzada, sobre todo, por lo abajo que puedes ir sentado.

Sin embargo, su peculiaridad llega al pasar del pilar B. Las plazas traseras ofrecen una habitabilidad más que razonable, tanto para dos adultos como para dos sillitas infantiles, a pesar de que el respaldo de las butacas delanteras 'roba' algún centímetro, en lo que al espacio para las piernas se refiere. 

¿Y el maletero? Pues es otro de sus puntos fuertes. Y no lo digo solo por los 505 litros que anuncia de capacidad. También, por el hecho de que la boca de carga sea realmente amplia o que el portón cuente con apertura y cierre eléctricos. Toda una comodidad, a la hora de cargar el carrito. 

Prueba Audi RS 4 Avant 2018
 
Prueba Audi RS 4 Avant 2018
Prueba Audi RS 4 Avant 2018

Vuelta a los orígenes

Frente al modelo anterior, que apostaba por un bloque 4.2 atmosférico, con arquitectura de 8 cilindros en V, el Audi RS 4 Avant 2018 opta por un nuevo motor, más avanzado, que se conoce como 2.9 TFSI V6. Además, como sucedía con el modelo original, lanzado en el año 1999, vuelve a apostar por dos turbocompresores.

Compartido con Porsche, que fue quien lo estreno, le permite mantener la cifra de potencia de su antecesor, en unos notables 450 CV, pero aumenta el par máximo, hasta llegar a los 600 Nm entre 1.900 y 5.000 rpm. Algo que se traduce en unas prestaciones casi estratosféricas, ya que alcanza los 250 km/h de velocidad máxima (autolimitada) y acelera de 0 a 100 en 4,1 segundos ¿Quieres algo más? En ese caso, deberás rascarte el bolsillo e incluir el RS dynamic package, que aumenta la punta hasta los 280 km/h.

Prueba Audi RS 4 Avant 2018

Y aunque el consumo será el último dato que consulte quien se lo vaya a comprar, debo indicar que el dato oficial homologado por la marca es de 8,8 litros cada 100 kilómetros. Ahora bien, en condiciones reales, si consigues bajar de los 10,0 litros, es que no estás haciéndolo lo suficientemente bien... 

Antes de pasar al aspecto dinámico, te diré que, obligatoriamente, debe asociarse al sistema de tracción total quattro y a la transmisión automática con convertidor de par tiptronic, de ocho marchas. Así que, si tienes ganas de escoger algo, tal vez debas centrarte en la paleta de colores exteriores para la carrocería...

Prueba Audi RS 4 Avant 2018

Pocas bromas con él

Dinámicamente, hay dos puntos del Audi RS 4 Avant 2018 que no puedo dejar de destacar. Por un lado, está el motor, que muestra una brutalidad desmesurada. De hecho, me atrevería a decir que cualquier parecido con el anterior V8 es pura coincidencia. Frente a él, el nuevo V6 se impone en todos los aspectos... menos en el de la sonoridad, claro está. 

La capacidad de aceleración es muy alta, durante un régimen de revoluciones realmente amplio. Y lo mejor de todo, no tiene problemas a la hora de estirar el rango de actuación, prácticamente hasta acercarse a la zona roja. Además, casi da igual la marcha en la que transites, el coche siempre ofrece la respuesta que le solicitas. 

Asimismo, esa sensación de velocidad se ve reforzada por el buen trabajo de la caja de cambios, que premia cada subida de marcha con una agradable detonación del escape. Sobre todo, cuando se selecciona el modo dynamic del control dinámico de la conducción Audi drive select.

Prueba Audi RS 4 Avant 2018

Por el otro, se encuentra la puesta a punto del chasis, que de serie incluye una suspensión deportiva, con un tarado específico. Ahora bien, puestos a disfrutar del mejor rendimiento, parece recomendable optar por el tren de rodaje deportivo plus RS, que incluye los amortiguadores adaptativos Dynamic Ride Control.

En ese caso, el RS 4 Avant se convierte en una auténtica máquina de 'virar plano', en la que el tren delantero se inscribe con precisión en los virajes, sin que se perciba la más mínima sensación de subviraje. Además, a la salida de las curvas lentas se las apaña para salir traccionando sin aparente esfuerzo, no sufre en los cambios de dirección y en curvas rápidas se muestra como una opción tremendamente aplomada. 

De hecho, el principal inconveniente que le encuentro a este modelo, es su precio: 96.870 euros... sin opciones. Una cifra por la que se pueden adquirir unos cuantos deportivos más puros en su planteamiento... aunque no satisfarán a los conductores más familiares, claro está.

Audi RS 4 Avant 2.9 TFSI 450 CV quattro tiptronic

Motor Gasolina, 6 cilindros en V, biturbo, 2.984 cm3
Potencia 450 CV entre 5.700 y 6.700 rpm / 600 Nm entre 1.900 y 5.000 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par tiptronic, 8 velocidades
0-100 km/h 4,1 s
Velocidad máxima 250 km/h (autolimitada)
Tracción Integral quattro
Consumo 8,8 l/100 km
Peso en vacío 1.715 kilos
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 505 litros
Precio base 96.870 euros

Gallery: Prueba Audi RS 4 Avant 2018