Bugatti ha presentado su nuevo hipercoche. Se llama Tourbillon y es, por primera vez en la historia, un híbrido enchufable. Eso sí, mantiene un apasionante vínculo con el pasado, en estilo, en disposición y también en el motor, al seguir montando una mecánica de gasolina de 16 cilindros (esta vez en V y no en W), aunque acompañado por nada menos que tres unidades eléctricas.

Tecnología aparte, hay un dato que llama la atención: el de la aceleración. El vehículo francés, que siempre se le ha considerado una especie de referencia dentro del nicho de los coches más rápidos del mundo, no puede con el Rimac Nevera. Al menos, no en el sprint de 0 a 100 km/h.

La comparación entre los dos coches surge de forma espontánea, teniendo en cuenta que Bugatti y Rimac están ahora estrechamente vinculados, al pertenecer a la misma compañía, encabezada por Mate Rimac. El hecho es que el Bugatti tiene algunos caballos menos, pero también es más ligero... y más novedoso. Sin embargo, es más 'lento'. Mejor dicho, es menos rápido.

Choque de titanes

Comparemos las cifras. El Rimac Nevera pesa 2.300 kg, desarrollan 1.940 CV y pasa de 0 a 100 km/h en 1,81 segundos. Además, hace el 0-200 en 4,42 segundos; el 0-300 en 9,22 y el 0-400 en 21,31.

Por su parte, el Bugatti Tourbillon pesa 1.995 kg, descarga 1.800 CV al suelo y completa el 0-100 tarda unos más que honrosos 2 segundos. Tarda menos de 5 segundos en pasar de 0 a 200 km/h, unos 10 en alcanzar los 300 desde parado y unos 25" en cubrir el 0-400. Cifras asombrosas, pero un paso por debajo de su 'primo' eléctrico, de origen croata.

Bugatti Tourbillon

Trasera Bugatti Tourbillon

Hay una cosa en la que el representante francés gana: la velocidad máxima. Alcanza los 380 km/h si el conductor mantiene el limitador activado, pero puede llevar la aguja del cuentakilómetros hasta los 444 si activas el modo Speed Key, que requiere un procedimiento especial de encendido con llave. En cambio, el Nevera se detiene a 412 km/h.

  Rimac Nevera Bugatti Tourbillon
Peso 2.300 kg 1.995 kg
Potencia máxima 1.940 CV 1.800 CV (1.000 del V16)
0-100 1,81 s 2 s
0-200 4,42 s 5 s
0-300 9,22 s 10 s
0-400 21,31 s 25 s
Velocidad máxima 412 km/h 444 km/h

A la espera de las versiones de rodaje

Datos aparte, parece que Mate Rimac no ha querido superarse a sí mismo. Al menos por ahora, dado que a lo largo de su trayectoria el Bugatti Tourbillon se ofrecerá en una serie de variantes aún más especiales (ya podemos imaginar el Super Sport o, mejor aún, una especie de Bolide de nueva generación).

También es cierto que, según declaraciones de Mate Rimac, el Nevera también podría evolucionar hacia una versión equipada con un motor térmico. Si es así, ¿cuántos caballos tendrá? ¿Se alejará aún más del Tourbillon en cuanto a prestaciones?

Bugatti Tourbillon

El motor del Bugatti Tourbillon

Interior del Bugatti Tourbillon

El interior del Bugatti Tourbillon

Interior del Bugatti Tourbillon

El cuadro del Bugatti Tourbillon

¿Son el mismo coche?

Hablando de elucubraciones, aunque todavía no hay noticias oficiales, al echar un vistazo a algunos datos técnicos nos da la idea de que la plataforma del Bugatti Tourbillon (que la compañía ha dicho que es completamente nueva comparada con la del Chiron) podría ser la misma, o al menos muy parecida, a la del Nevera.

Por ejemplo, la distancia entre ejes: 2,740 frente a 2,745 metros. Una medida casi idéntica, como las demás, al fin y al cabo. En el Bugatti, la longitud es de 4,671 metros; la anchura, de 2,051, y la altura, de 1,189; en el Nevera, esas cifras son: 4,75 metros, 1,98 y 1,2.

¿Ciencia ficción? Ya lo veremos. De momento, ciñéndonos a la información oficial, sabemos que Bugatti ya no es el primero de la clase. Al menos no cuando se trata de aceleración pura. Ah, y cuesta el doble que el Nevera.

Galería: Bugatti Tourbillon 2025