Reconocido como el fabricante de motos más antiguo en producción continua, Royal Enfield posee una máquina que encarna especialmente su espíritu, como es la Bullet 350. Diseñada para ser lo más básica y simplista posible, se mantiene fiel a su centenaria antecesora.

Y lo mejor de todo es que lo hace con una tecnología bastante moderna para cumplir las normativas actuales de seguridad y emisiones. En la actualidad, Royal Enfield sigue comercializando sus modelos en múltiples mercados de todo el mundo. Y Japón es la última incorporación a esa lista. 

Royal Enfield Bullet 350 - Black Gold

Basada en la popular plataforma J de Royal Enfield, la Bullet 350 es la cuarta 'hermana' de la gama, tras la Meteor 350, la Classic 350 y la Hunter 350. La serie J está diseñada para ser la mezcla perfecta entre lo clásico y lo práctico, fusionando el estilo vintage sinónimo de Royal Enfield con la fiabilidad y el carácter práctico que satisfacen las necesidades tanto de los entusiastas como de los que se desplazan diariamente al trabajo.

Al igual que sus 'hermanas', la Bullet 350 utiliza un motor de 349 cm3 refrigerado por aire y con inyección de combustible. Su larga carrera proporciona una buena cantidad de par en la parte baja, lo que se traduce en una aceleración satisfactoria y la cantidad justa de vibraciones.

Mientras tanto, su relajada posición de asiento permite pasar horas sobre el sillín, ya sea para desplazarse al trabajo o para viajes de larga distancia fuera de la ciudad.

En Japón, Royal Eenfield ofrece la moto en tres variantes de color: negro, granate y una elegante combinación en negro y dorado. Los precios oscilan entre 694.100 yenes (unos 4.240 euros al cambio) y 701.800 (4.287).

Vale la pena mencionar que motos como la Royal Enfield Bullet 350 seguro que hacen furor entre los pilotos jóvenes y principiantes de Japón. Allí, la normativa sobre licencias para vehículos de dos ruedas es bastante estricta, y se requieren permisos especiales para las máquinas de mayor cilindrada (en concreto, las que tienen motores de 400 cm3 o más).

La rápida expansión de Royal Enfield en múltiples mercados de todo el mundo es la prueba de que las prestaciones y la tecnología no lo son todo. Royal Enfield hace que sus motos parezcan y se sientan antiguas, equipándolas sólo con lo esencial para estar a la altura de las exigencias de hoy en día. Y además la marca sabe conservar el ámbito relajado de conducir en moto.