Si eres aficionado a los todoterrenos, seguro que conoces el antiguo Toyota Land Cruiser 200 (o Serie 200), que se vendió en diferentes mercados globales, aunque no en España. Pues bien, como suele suceder con los vehículos exitosos y reconocidos, un fabricante chino se encargó de desarrollar un clon del 4x4 japonés. 

Se llama Hengtian L4600 y su carta de presentación era que costaba la mitad de precio. Así, por ejemplo, en Australia, mientras que el modelo japonés suponía un desembolso de unos 80.000 dólares, esta copia valía alrededor de 42.000.  

El coche se puso a la venta en el año 2020 con una dimensiones ligeramente mayores, excepto la de la altura. Así, el L4600 medía 5.089 mm de largo, 2.026 de ancho y 1.800 de alto, mientras que el Land Cruiser declaraba 4.990 mm de largo, 1.980 de ancho y 1.945 de alto.

Galería: Hengtian L4600, Toyota Land Cruiser chino

Desde luego, no hay ninguna duda del parecido entre ambos vehículos, si bien el L4600, quizá para salvarse de una denuncia por plagio, lucía una parrilla con tiras verticales y faros ligeramente rediseñados. 

El motor del SUV chino (sí, carecía de una reductora al uso) era un bloque V8 de 4,6 litros (de ahí su nombre) que entregaba 286 CV. Esta mecánica estaba disponible con una caja manual como con una transmisión automática. Asimismo, el interior podía disponer de cinco o siete plazas. 

Galería: Toyota Land Cruiser 200

Hablando de la cabina, incluía molduras de buena calidad y tapicería de cuero de dos tonos, así como una gran pantalla central integrada en el salpicadero, con lo cual no se trataba de un producto deficientemente desarrollado. 

No sabemos si el Hengtian L4600 sigue a la venta, pero ejemplos como éste hay muchos, como puedes ver a continuación en los siguientes enlaces destacados, con copias del Suzuki Jimny Pro, el Jeep Wrangler o el propio Land Rover Defender

En fin, no nos cabe ninguna de que el nuevo Land Cruiser 2024, con una llamativa estética retro, también será clonado por alguna marca china sin escrúpulos, si bien no llegará a Europa principalmente por no cumplir la normativa de emisiones.