¿Qué hacías en la primera década de los 2000? Lo recuerdes o no, vamos a suponer que tus 'pensamientos' no pasaban por la búsqueda de un motor V8 de Ferrari F355 para propulsar la moto custom de tus sueños. A menos que te llames Birger Hansen y vivas en Dinamarca.

Según cuenta, él y su amigo Michael Anderson estaban un día bebiendo y charlando, como se suele hacer. En algún momento de la conversación, empezaron a pensar en algo alocado: "¿No sería una locura si construyéramos algo que nadie ha intentado antes?". 

Finalmente, los dos amigos acordaron que si Anderson podía conseguir el motor de un Ferrari F355, Hansen, un apasionado de las motos, construiría así su montura de dos ruedas soñadas. Fue el inicio del proyecto. 

Seguro que muchos amigos que están tomando unas copas han llegado a acuerdos similares, pero no todos llevan su proyecto hasta el final. Son muchos los condicionantes y más ante un proyecto como este. Pero, afortunadamente, Anderson y Hansen consiguieron sobreponerse a las dificultades.

Galería: Moto Birger Hansen Ferrari F355

Anderson consiguió el motor y Hansen se puso manos a la obra. En total, dice que encargó a especialistas la fabricación de al menos 100 piezas distintas para su construcción. El motor del Ferrari F355 está cuidadosamente acunado en un chasis Boss Hoss, y el conjunto tiene un aspecto impresionantemente elegante, como se puede apreciar en el vídeo.

Sin embargo, a Hansen no le bastó con construirlo. El proceso duró unos 10 años de principio a fin, pero también se tomó su tiempo para homologarla y matricularla en Dinamarca. Pasó por todo el proceso de homologación técnica de Technischer Überwachungsverein (o TUV).

Como parte del proceso, homologó la motocicleta F355 y pagó los documentos de registro y la matrícula como cualquier otro motociclista acorde a la ley del país, aun siendo una moto 100% artesanal.

Se trata de un proyecto apasionante al que han dado vida con sus propias manos estos dos amigos daneses y que Hansen piensa seguir usando hasta que no pueda más. Si eres un piloto audaz y con suerte, quizás también puedas tener una moto hecha por ti en algún momento de tu vida.