La historia del Nissan GT-R se remonta al año 2001 con el prototipo Skyline GT-R. A pesar de su larguísima trayectoria, el superdeportivo japonés continúa a la venta en varios países, aunque lógicamente necesita con urgencia un sustituto.

En el Salón de la Movilidad de Japón (Japan Mobility Show) del pasado mes de octubre, Nissan dejó entrever la posibilidad de una nueva generación. El espectacular concept eléctrico Hyper Force acaparó la atención con su alocado diseño y la promesa de 1.360 CV.

Tiene un motor delantero y otro trasero, tracción a las cuatro ruedas, puertas con apertura tipo alas de mariposa y un logotipo GT-R pixelado. Ahora, el director de Diseño de la compañía sugiere que el llamativo prototipo tiene posibilidades de convertirse en un modelo de producción en 2030.

Nissan Hyper Force concept

Con baterías de estado sólido

En una conversación con Autocar, Giovanny Arroba se refirió al Hyper Force como un "sueño atrevido pero tangible de alcanzar a finales de la década". Continuó afirmando que "las formas y las proporciones no se basan en pura fantasía".

En cuanto a los comentarios recibidos por Nissan tras la presentación del prototipo, las opiniones fueron dispares. Algunos sugirieron que el próximo superdeportivo debería conservar un motor de combustión, mientras que otros reaccionaron "bastante positivamente" ante una configuración totalmente eléctrica.

El jefe de Producto Global de Nissan, Iván Espinosa, había declarado anteriormente que el plan es esperar a que las baterías de estado sólido alcancen la madurez antes de lanzar un GT-R eléctrico.

El futuro eléctrico de Nissan

Aunque el Hyper Force cuenta con una configuración de doble motor, Espinosa no descartó la posibilidad de incorporar un tercer o incluso un cuarto propulsor en el R36. Es más, mencionó brevemente una variante NISMO más potente que tendría una batería más pequeña para reducir el peso.

Nissan ya ha anunciado que lanzará un vehículo eléctrico con baterías de estado sólido en 2028. La empresa promete duplicar la densidad energética y triplicar la velocidad de carga en comparación con las baterías de iones de litio.

Según David Moss, vicepresidente de I+D de la firma en Europa, estas baterías de nueva generación alimentarán un vehículo eléctrico que no tendrá nada que ver con ningún modelo existente, ya que se necesitará una plataforma completamente nueva. Además, Moss afirmó que las baterías de estado sólido mejorarán la viabilidad de la producción de grandes SUV y pick-up.