La R 1250 GS de BMW Motorrad es una de las motos de aventura más populares de la era moderna. Todo el mundo la aprecia, desde los motoristas ocasionales que consideran una 'hazaña' ir a su Starbucks local, hasta los aventureros acérrimos que realizan viajes de varios días alejados de la civilización. Por eso, la nueva R 1300 GS generó mucha expectación el día de su presentación. 

Esta máquina, como todas las de la marca alemana, es extremadamente buena haciendo aquello para lo que ha sido diseñada y, de hecho, lo ha demostrado con un récord: subir el volcán activo más alto del mundo. 

El Nevado Ojos del Salado, situado en la frontera entre Argentina y Chile, alcanza una altitud de 6.893 metros. BMW vio con agrado este desafío por la altura y la emoción, así que envió una flota de R 1300 GS para conquistarlo. 

The All-New BMW R 1300 GS Conquers The World’s Highest Active Volcano

Los miembros de la expedición

En este reto, BMW Motorrad estuvo acompañada por el renombrado especialista en neumáticos Metzeler, que suministró ruedas 'off-road' Karoo 4 para las motos que participaron en la subida.

El equipo de pilotos estaba formado por Christof Lischka, director de Desarrollo de BMW Motorrad, y Salvatore Pennisi, director Técnico y de Pruebas de Metzeler. También formaban parte del grupo hombres experimentados como Michele Pradelli, campeón italiano de Enduro Extremo y probador de InMoto, y Karsten Schwers, piloto de pruebas de Motorrad y periodista.

Según el comunicado de prensa oficial de BMW Motorrad, la moto demostró su destreza en todas las condiciones, desde su buen hacer en carreteras reviradas hasta su capacidad para recorrer largas distancias y, por supuesto, su resistencia en condiciones difíciles y a veces extremas. 

The All-New BMW R 1300 GS Conquers The World’s Highest Active Volcano
The All-New BMW R 1300 GS Conquers The World’s Highest Active Volcano

En menos de un día

En total, el equipo fue capaz de ascender el Canal de las Rocas en unas impresionantes 19 horas y 22 minutos, con una elevación total de 6.027 metros. Lischka declaró que "con este viaje extremo a más de 6.000 metros, la nueva BMW R 1300 GS ha demostrado lo que puede hacer y para lo que está hecha".

Y añadió: "Era importante para nosotros enfatizar todas las cualidades de la nueva GS una vez más con esta expedición". Como es de esperar, ascender a tanta altitud supone un reto físico: cuanto más se asciende, las temperaturas descienden y el oxígeno disminuye. Como referencia, las temperaturas pueden alcanzar los -20 ºC.