Cuando Grind Hard Plumbing (canal de YouTube) vio por primera vez esta máquina personalizada, dijeron que estaba bien construida. Y teniendo en cuenta cómo se comportó este carrito de golf personalizado en el vídeo, parece que muy bien hecho.

Aunque no es la primera vez que os mostramos transformaciones 'raras' de vehículos con motor de motocicleta, muchas de ellas con el propulsor de la Suzuki Hayabusa, es bastante interesante ver un motor Yamaha como parte fundamental de esta preparación.

De todas las ideas que pueden surgir a la hora de crear un vehículo personalizado, te presentamos un ejemplo de excentricidad extrema: un carrito de golf con 180 CV de potencia procedentes de un motor Yamaha.

Al parecer, el modelo que se convirtió en un atractivo buggy propulsado por el motor de una Yamaha R1 es un Textron E-Z-Go, al menos eso se puede ver en el video. Al margen de saber el modelo concreto, después ver el video, el propietario original dijo que está registrado como un "E-Z-Go Golf Kart", aunque es cierto que ahora poco queda del modelo original.

Yamaha-R1-Swapped Golf Kart?

Tampoco queda claro el modelo de motor de la R1, aunque por el aspecto podría ser de cualquier modelo entre los años 2002 a 2008.

El propietario también instaló un conmutador de potencia, lo que significa que este motor es de inyección de combustible. En cualquier caso, estamos ante una cilindrada de 998 cm3 con cuatro cilindros y 180 CV de potencia, según se comenta en el vídeo.

Aún más salvaje que el motor es el hecho de que este carrito fuera construido con la intención de ser un buggy. Aun así, su rendimiento en carretera es bastante sorprendente. De repente, los arneses de seguridad cobran todo el sentido del mundo.

Este E-Z-GO golf kart también tiene un conjunto de amortiguadores Fox de doble acción, que efectivamente hace de este un buggy capaz de 'digerir' los 180 CV de fuerza. Ahora, no sé si todavía se puede llamar a este vehículo un carrito de golf, ya que es esencialmente un buggy personalizado, pero mola... ¿no?