Dentro del mundo de las autocaravanas y furgonetas camperizadas, hace tiempo que se acuña un térmico especial, denominado 'camper furtivas' (Stealth camper), unos vehículos que deben su nombre a que parecen ejemplares de trabajo normales, pero contienen espacios habitables ocultos.

Suelen estar fabricadas tomando como base furgonetas de reparto, remolques cerrados y distintas variedades de autobuses. Mientras que sus anodinos exteriores hacen que no llamen la atención demasiado, por dentro son auténticas viviendas con comodidades básicas y algunos lujos, llegado el caso. Los camiones con caja son una opción menos común para estas camper furtivas, pero cuentan con un montón de posibilidades.

Por ejemplo, este Mitsubishi Fuso con tracción a las cuatro ruedas. Presentado en el canal de YouTube Tiny House Giant Journey, es el segundo camión camper creado por Marina y Mark. Después de vender su camión anterior, decidieron construir un vehículo todoterreno, lo que les llevó a este Mitsubishi.

Galería: Mitsubishi Fuso Camper AWD

Aplicando las lecciones aprendidas de su anterior camión, Mark y Marina consiguieron aprovechar al máximo el espacio y organizar la distribución interior de la mejor manera.

Crearon una cocina en forma de L con mucho espacio de almacenamiento y encimera. El baño está en la esquina delantera, cerca de la cabina, para no crear un pasillo en la zona de estar.

El salón incluye una cama de plataforma, que se baja del techo mediante un elevador eléctrico. Situada en la parte trasera del camión, la zona de estar aprovecha la luz de las dos ventanas laterales.

Mitsubishi Fuso Camper AWD

Una de las mejores características de este camión camperizado es la puerta trasera dividida 60/40. La parte superior se abre para proporcionar sombra y la parte inferior sirve de cubierta para ampliar el espacio habitable.

Otras características destacables incluyen un sistema de aire acondicionado mini-split, un calentador de agua sin tanque y mucho espacio de almacenamiento interno y externo.

Mitsubishi Fuso Camper AWD

Adquirido en una subasta, el Mitsubishi estaba configurado originalmente como un volquete. Sin embargo, los actuales propietarios encontraron un módulo de 3,65 metros para instalarlo sobre el chasis del Fuso. Otros problemas fueron los de la transmisión, cuya adaptación requirió de cuatro intentos.

Mitsubishi Fuso Camper AWD

En total, el Mitsubishi Fuso, las reparaciones y la conversión costaron 37.000 dólares (unos 34.300 euros al cambio). Tuvieron suerte de encontrar el Fuso y fueron los únicos postores.

Normalmente, los Fuso con tracción a las cuatro ruedas se venden por unos 20.000 dólares (18.500 euros), pero pudieron hacerse con este por solo 7.500 dólares (6.950 euros), lo que les dejó casi 30.000 dólares (27.700 euros) para el resto de la preparación.