Fisker, el fabricante del SUV totalmente eléctrico Ocean, ha publicado fotos y detalles adicionales sobre su modelo estrella, el Ronin, que la empresa californiana de vehículos eléctricos describe como un Super GT descapotable.

Presentado la semana pasada durante el evento 'Product Vision Day 2023' de la marca, en el que también hicieron acto de presencia el pick-up Alaska y el modelo más accesible Pear, el Fisker Ronin contará con un pack de baterías integrado que permitirá una autonomía prevista de casi 1.000 km con una carga completa, todo ello con capacidad para cinco personas.

La empresa, fundada y dirigida por el diseñador de automóviles Henrik Fisker, afirma que el Ronin funcionará como una berlina deportiva cuando se levante el techo rígido plegable, lo que lo convertirá en una especie de vehículo 2 en 1, similar al descatalogado Mercedes-Benz Clase S descapotable de combustión interna, pero con un techo de fibra de carbono en lugar de uno de tela y dos puertas adicionales.

Galería: Fisker Ronin

Según la empresa, el techo plegable se activará desde el smartphone y se repliega en el maletero, dejando "algo de espacio para el equipaje." Además, hay un maletero delantero que ofrece sitio extra para llevar maletas o bolsas de viaje.

Todas las puertas pueden abrirse a distancia mediante el smartphone y se montará una única manilla en cada lado, viendo cómo las puertas delanteras se abren eléctricamente al deslizar la manilla o mediante la aplicación del teléfono móvil. A continuación, el tirador se extiende cuando las puertas traseras de mariposa están listas para abrirse.

Sólo se fabricarán 999 unidades a mano, cada una de ellas con un precio de 352.000 euros al cambio, lo que sitúa al buque insignia totalmente eléctrico en el mismo territorio que el tope de gama Bentley Continental GTC Mulliner W12, que parte de unos 345.900 euros.

Fisker Ronin

Fisker dice que el tiempo oficial previsto en la maniobra de aceleración de 0 a 100 km/h es de aproximadamente 2 segundos, mientras que la velocidad máxima será de 275 km/h, ayudado en parte por el tren motriz de "más de 1.000 CV de potencia" y el uso de materiales ligeros en todo el vehículo, como el bastidor espacial de aluminio y las llantas de fibra de carbono de 23 pulgadas:

"El Fisker Ronin es para personas a las que les encanta conducir, pero que también se entusiasman con el arte y el diseño automovilístico y exigen que sus vehículos de altas prestaciones abracen un futuro sostenible", dijo el Presidente y Consejero Delegado Henrik Fisker. "Nuestro objetivo era crear un gran turismo clásico, actualizado para el siglo XXI y diseñado para clientes que quieren conducir de Los Ángeles a Napa Valley con una sola carga o recorrer la autopista a altas velocidades sin preocuparse por la capacidad de la batería".

En su interior, el fabricante californiano de vehículos eléctricos (que actualmente fabrica el Ocean SUV en Austria) afirma que el Ronin establecerá nuevos estándares de lujo sostenible y utilizará materiales innovadores reciclados con el objetivo de convertir el Super GT descapotable eléctrico en el superdeportivo más sostenible del mundo.

Fisker Ronin

Una pantalla de alta resolución de 17,1 pulgadas y un cuadro de instrumentos situado frente al conductor adornarán el salpicadero, y una de las imágenes muestra una pantalla inserta en el propio volante.

Las reservas para el Fisker Ronin están abiertas en la web de la empresa, con un depósito de 2.000 dólares para el primer pedido anticipado y de 1.000 dólares totalmente reembolsables para el segundo.

Galería: Fisker Ronin