El gigante chino Contemporary Amperex Technology Co. Limited, más conocido como CATL, es ya el mayor fabricantes de baterías para vehículos eléctricos del mundo, con una cuota de alrededor de una de cada tres a nivel global, pero sigue explorando las posibilidades de las baterías, como demuestra su último lanzamiento.

Aprovechando el Salón del Automóvil de Shanghái, CATL presentó una nueva batería llamada 'condensed battery' que utiliza una avanzada tecnología y supera a todas las baterías de coches eléctricos actuales.

Según la marca, esta batería es muy segura pero, sobre todo, ofrece una densidad energética de hasta 500 Wh/kg, lo que significa que puede almacenar la misma cantidad de energía en un paquete de baterías más compacto y menos pesado.

En el caso de un vehículo eléctrico, podría ofrecer el doble de autonomía que una batería convencional, pero ocupando el mismo espacio y con el mismo peso, o bien ofrecer el doble de autonomía que ofrecen actualmente las más grandes del mercado, de más de 100 kWh, por lo que se podrían incluso rozar los 1.400 o 1.500 kilómetros, aunque esta segunda opción posiblemente no sea la más racional.

Condensed Battery de CATL

En esencia, esta nueva tecnología consigue mejorar la conductividad entre las celdas de la batería y, por tanto, mejorar la eficiencia del transporte de iones de litio, utilizando materiales "específicos" e "innovadores" para cátodos y ánodos, según la compañía.

No obstante, CATL tiene el punto de mira puesto en la industria de la aviación, ya que esta tecnología de batería podría abrir un nuevo escenario de electrificación para aeronaves de pasajeros, suponemos que de pequeño tamaño.

Actualmente, el fabricante chino está cooperando con diversos socios en el desarrollo de aeronaves eléctricas para transporte de pasajeros, aunque ha confirmado que próximamente lanzará también esta batería con especificaciones de automoción.

La realidad es que esta batería 'condensada' de CATL no es un prototipo, ni un plan de futuro, ya que el fabricante chino planea poner esta tecnología en producción a gran escala durante este mismo año 2023, asegurando que puede alcanzar "una producción masiva de esta batería en un corto plazo de tiempo".