La XS650 de Yamaha es conocida por su capacidad para cambiar de formato. Ya sea una chopper, una tracker o una Cafe Racer, esta moto camaleónica se presta completamente a las preparaciones. El italiano Simone Corti lo sabe y se propuso poner a prueba los límites de la versatilidad de esta máquina con una construcción retro y racer única.

Para facilitar la transformación, Corti sólo ha conservado el motor bicilíndrico en paralelo de 654 cm3 refrigerado por aire, la transmisión de cinco velocidades, el juego de ruedas y el freno trasero de tambor. Por su parte, ha estrenado un chasis de aluminio en lugar del bastidor tubular de acero, mientras que un basculante de estilo 'sportbike' hecho a medida ha sustituido a la unidad original de doble amortiguador.

Galería: Yamaha XS650 custom de Simone Corti

Transformación casi total

Corti ha recurrido también a un monoamortiguador Ohlins y a un tren delantero de Honda CBR600RR para el proyecto. Mientras que el freno trasero de tambor ofrece una modesta potencia de frenada, las pinzas Brembo dobles de la parte delantera aumentan el rendimiento de la XS650. Corti ha completado el chasis con un neumático delantero Avon Speedmaster y una goma trasera Dunlop K825.

Como era de esperar, la carrocería es lo que más llama la atención, ya que el maestro artesano ha destilado el lenguaje de diseño de la MT-03 y la R1 en un pequeño conjunto. Desde el faro delantero hasta las branquias del carenado, pasando por el colín en forma de aguijón, la estética angulosa distingue a esta XS650.

Aun así, Corti también ha completado la moto con toques retro, como por ejemplo las palancas vintage montadas en el extremo del manillar o la llanta delantera de radios.

Imagen vintage y tecnologías de vanguardia

La estética equilibra ambas influencias con discos en las ruedas traseras, un protector trasero, escudos térmicos de escape y protectores de los filtros fabricados en fibra de carbono.

El sistema de escape personalizado en fibra de carbono, recortado y montado en alto, también fusiona la atractiva imagen vintage con tecnologías de vanguardia.

Por último, un llamativo esquema de pintura aguamarina/plata remata la metamorfosis de la moto. La XS650 de Yamaha ya se había ganado una reputación entre los preparadores, pero el proyecto de Corti demuestra que la capacidad de transformación de la plataforma no tiene límites.