Lo último que necesita la Triumph Rocket 3 es más potencia. La firma de Hinckley presentó la última generación de su 'muscle cruiser' en 2019. Apostando por un motor de tres cilindros de 2.458 cm3, esta naked bestial ofrecía 165 CV de potencia y un enorme par motor de 220 Nm.

Sin duda, la Rocket 3 necesitaba cada gramo de esa potencia para hacer que su masa de más de 317 kilos alcanzara velocidad, aunque todas estas cifras solo hacen referencia a la configuración de serie del modelo de Triumph.

Antes del debut del modelo base, Triumph lanzó la Rocket 3 TFC (Triumph Factory Custom). En la edición especial, la cruiser ganó todavía más músculo, con un motor de tres cilindros y 2.500 cm3 que alcanzaba los 179 CV y un par motor de 224 Nm.

Estas cifras hacen que la mayoría de los pilotos sensatos crean que es suficiente. Pero no para los responsables de TTS Performance, que con su Rocket 3 TFC sobrealimentada, han superado esas cifras... con creces.

Galería: TTS Performance Triumph Rocket 3 TFC Supercharged

El director de TTS, Richard Albans, se ha ganado la reputación de ser un constructor de lo más sofisticado. Recientemente, el taller británico presentó el prototipo TTS SuperBusa, una Suzuki Hayabusa sobrealimentada que desarrolla 372 CV de potencia. Aunque Albans no alcanza esa cifra con la Rocket 3, se acerca bastante.

Equipada con levas personalizadas, pistones modificados y un sistema de escape Zard, no nos sorprendería que la cruiser comenzara a rozar los 200 CV. Si, además, le añades un compresor Rotrex C30-94, tendrás un auténtico cohete de carretera. Unas cuantas pruebas en el banco de potencia lo demuestran, con esta Rocket 3 modificada llegando a los 342 CV y casi 371 Nm de par motor.

En su versión de calle, Albans 'desinfla' un poco su preparación para entregar 'solo' 300 CV de potencia. A pesar de esa pequeña concesión, TTS Performance ya ha vendido 10 kits de sobrealimentación de la Rocket 3. Esa demanda de los clientes ha obligado a Albans a empezar a producir también los siguientes cinco kits.

TTS Performance Triumph Rocket 3 TFC Supercharged

Para aquellos interesados en enviar su Rocket a la luna, el kit de sobrealimentación se vende por 8.000 libras (unos 9.330 euros), mientras que los pistones y árboles de levas personalizados de TTS supondrán para los clientes un coste adicional de 1.500 libras (1.750 euros).

TTS Performance Triumph Rocket 3 TFC Supercharged

Efectivamente, la potencia extra puede ser lo último que necesita la Triumph Rocket 3, pero eso no impide que algunos pilotos y, sobre todo, preparadores quieran más. Y en ese contexto, la Rocket 3 parece la base ideal, ¿no crees?