MotorSport Vision, empresa también conocida como MSV, está construyendo algo especial. Ante el endurecimiento de la normativa sobre emisiones y el rápido desarrollo de los coches y motos eléctricos, se encuentra desarrollando un circuito para vehículos ecológicos y cuya energía la suministrarán los parques solares que se construirán en su enorme superficie.

MSV también se encarga de Donington Park, Brands Hatch y Cadwell Park. El nuevo circuito sostenible está situado en Aisne, en Francia. La pista se llamará Couvron Eco-Circuit y está actualmente en desarrollo.

MSV compró inicialmente el terreno de 520 hectáreas que antes era propiedad del ejército allá por 2015. El proyecto comenzó en 2019, pero como todos sabemos, un cierto virus se propagó, lo que dificultó su continuidad.

Galería: Max Biaggi bate 11 récord con la moto eléctrica Voxan Wattman

Con un enorme parque fotovoltaico

MSV afirma que la pista tardará entre cuatro y cinco años en estar terminada y luego podrá acoger al públicoAdemás, parece el momento perfecto para que Francia cuente con un nuevo circuito para vehículos eléctricos, dada la nueva normativa sobre contaminación acústica.

En cuanto a los parques solares, las estimaciones son de unos 350 megavatios de potencia. El parque fotovoltaico ocupará una superficie total de 300 hectáreas, lo que supone más de la mitad de la superficie total del parque.

Pista más corta de lo habitual

El circuito se ha adaptado a los vehículos eléctricos, con una pista rediseñada de 3,5 kilómetros de largo que debería ser perfecta para este tipo de máquinas: la longitud de la pista se ha reducido de 8 a 3,5 kilómetros debido a las capacidades actuales de dichos vehículos y sus correspondientes autonomías.

En cuanto a los eventos, se podrán celebrar hasta seis pruebas al año, además de un montón de sesiones de test y entrenamientos, con el fin de que las instalaciones sean rentables en poco tiempo.

Esencialmente, el Eco-Circuit sigue siendo lo mismo que una pista normal en términos de funcionamiento, pero la principal diferencia es que será para los vehículos 'a batería' y no para los modelos tradicionales impulsados por combustibles fósiles