Algunos fanáticos de la marca harían todo lo posible por tener un Ferrari. En el caso de este 308 GT4, sin embargo, sería mejor escuchar a la razón antes que al corazón. El canal de YouTube Number 27 ha intentado descubrir los secretos de lo que describe como el "Ferrari más oxidado del mundo".

El modelo que aparece en el vídeo está en tan mal estado que resulta casi irreconocible. El óxido ha corroído casi todos los rincones de la carrocería, mientras que algunos componentes han sido retirados para ser utilizados como piezas de repuesto. Por ejemplo, el motor V8 de 255 CV de Ferrari fue reconstruido y montado en otro modelo.

Los daños causados por estar a la intemperie son claramente visibles en las puertas, donde hay agujeros del tamaño de la mano. La suspensión y el chasis también parecen haber desaparecido, mientras que el interior está en un estado más aceptable. A pesar del moho y de la tapicería deshilachada, los asientos traseros parecen (casi) como nuevos, mientras que la instrumentación sigue teniendo buen aspecto.

¿Cómo llegó este Ferrari a su estado actual? El presentador del vídeo intentó reconstruir la historia. Comprado en 1979, el coche recorrió unos 70.000 kilómetros antes de ser abandonado en un granero a principios de los años 90.

Galería: Ferrari 308 Dino GT4 Safari en venta

Después, la humedad y la exposición a la intemperie aceleraron el desgaste de la carrocería, que ahora se encuentra en un estado prácticamente irrecuperable, repleta de óxido y con grandes daños estructurales.

El 308 GT4 de las imágenes todavía se ofrece en eBay, en Reino Unido, por unos 17.000 euros, pero es poco probable que alguien lo compre y comience una larga y laboriosa restauración, que podría suponer una fortuna en términos de inversión.

Ferrari 308 Dino GT4 Safari en venta

Aunque el valor de este modelo se ha triplicado en los últimos 15 años, una reconstrucción total de la carrocería y la adición del motor serían demasiado caras, por lo que este pobre Ferrari parece condenado a no recuperar sus momentos de gloria en el pasado.

La única manera de que el Ferrari sobreviva sería convertirlo en una especie de obra de arte. En el pasado, un aficionado turco se gastó más de 200.000 euros para añadir un GT4 accidentado a su colección. Una extraña forma de amar los coches, ¿no crees?

Fuente: Number 27, vía YouTube