El pasado mes de mayo, el fabricante estadounidense Dodge afirmó que ya estaba pensando en la necesidad de reinventarse de cara a un futuro eléctrico, y los últimos rumores aseguran que podríamos conocer el primer muscle car eléctrico de la casa, al menos como prototipo, tan pronto como el año que viene.

En principio, este modelo ecológico llegaría al mercado dentro de algo más de dos años, en 2024, pero no sabemos si el prototipo previsto para el año que viene será un mero ejercicio de diseño o bien un modelo ya cercano a la producción.

Para entonces, y según los rumores, ya habrían desaparecido de la gama de la marca los modelos más salvajes y radicales, con motor V8 sobrealimentado, es decir, los famosos Charger y Challenger Hellcat.

Galería: Dodge Challenger SRT Super Stock 2020

Según Motor Authority, así lo ha asegurado el propio CEO de la marca, Tim Kuniskis, quien ha aprovechado el salón del automóvil de Los Ángeles para confirmar que los Hellcat estarán en el mercado hasta finales de 2023, únicamente.

"Tendremos este coche, esta plataforma y este motor, tal y como los conocemos, hasta finales de 2023. Habrá dos años más para comprar un Hellcat, y después serán historia", ha comentado Kuniskis.

De momento, no obstante, los modelos HEMI V8 siguen vivitos y coleando, nunca mejor dicho, ya que la marca ha desvelado recientemente versiones Jailbreak de los SRT Challenger y Charger Redeye, cuyo motor 6,2 litros V8 con compresor roza los 820 CV de potencia.

Dodge Challenger SRT Super Stock 2020

Además, durante los próximos años, y hasta la desaparición de las versiones más salvajes de la marca de Michigan, estamos seguros de que se lanzarán muchas más ediciones especiales, así que habrá que estar atentos.

Por ahora solo queda esperar a que el año que viene Dodge muestre el citado "prototipo funcional" de su futuro muscle car eléctrico, que por cierto, ya estamos deseando conocer, a pesar de que su llegada conlleve el fin de los impresionantes Hellcat.