Un grupo de jóvenes se adentró en un viejo cobertizo y descubrió una polvorienta colección de automóviles. Este curioso acontecimiento quedó grabado por los adolescentes, se difundió por grupos de Whatsapp y se volvió viral.

La historia ocurrió hace dos semanas en São Sebastião do Caí, un pequeño pueblo de 26.000 habitantes, a unos 70 kilómetros de Porto Alegre, en Brasil. Un coleccionista guardaba allí su museo privado, con una amplia variedad de coches clásicos, diversos documentos técnicos, una bomba de gasolina y piezas mecánicas antiguas.

Galería: Colección de coches abandonados en Porto Alegre

Desde el Ford T hasta un Citroën DS, hay modelos de todos los tipos que van desde 1920 hasta 1970. En la planta baja se encontraron un Chevrolet Corvair y un Styleline 52, un Fiat 124 Sport Coupé, un Simca 8, un Renault Dauphine y muchos más.

Casi todos los vehículos descubiertos estaban en buenas condiciones, con matrículas amarillas que indican que han estado fuera de las calles durante décadas. También se rumorea que la colección incluye Dodge y Mavericks con cero kilómetros que nunca se habían matriculado.

Siguiendo con la lista, también se hallaron dos poco comunes Austin A90 Atlantic de 1949 y 1952 respectivamente (un coupé y un descapotable), un legendario Chrysler Airflow de 1934, varios coupés de Ford de 1938 y 1940, una camioneta de la misma firma de 1951, además de una Standar Vanguard, un Renault Gordini, e incluso una camioneta Tempo de tres ruedas.

Colección de coches abandonados en Porto Alegre

Este museo nunca había estado abierto al público, y durante la década de 1990 y los 2000 solo lo visitaban coleccionistas y amigos del propietario. Ha pasado bastante tiempo, y el lugar ha permanecido con sus puertas cerradas, pero los herederos no han decidido qué hacer.

Residiendo en Porto Alegre, estos abandonaron el lugar y las malas hierbas y el polvo se adueñaron de los vehículos clásicos. Uno de ellos deseaba vender la colección, mientras que otro quería quedársela.

Colección de coches abandonados en Porto Alegre
Colección de coches abandonados en Porto Alegre

Mientras que tomaban la decisión, una tarde, diez adolescentes de unos quince años, se aventuraron a descubrir qué había en el edificio. Alicates en mano, uno rompió la cerradura de la puerta e invadieron la colección con gran alegría por su 'descubrimiento'. En lugar de mantenerlo en secreto, filmaron todo y lo difundieron por Whatsapp.

La felicidad duró poco, pues al día siguiente, la policía ya estaba en el lugar y convocaron a los padres de los jóvenes. Alertados, los herederos ya se han llevado algunos coches a Porto Alegre, como el Fiat 124 Sport Coupé, puesto a la venta por cerca de 10.500 euros. Otros como el DS o el Dauphine han tomado el mismo camino y ya están en la ciudad gaucha.