Los shooting brake o familiares con aspecto de coupé vivieron su momento de esplendor hace algunas décadas. Muchos fabricantes, especialmente ingleses, vieron en este concepto, una forma de comercializar una berlina familiar... con un aspecto muy dinámico.

En la última década, algunas marcas como Mercedes-Benz han querido revivir esa propuesta de estilo, con un resultado, al menos cuestionable, desdibujado por el dominio apabullante de los SUV. Es en este contexto en el que debemos situar a nuestro protagonista: el Maserati Quattroporte Shooting Brake.

Galería: Maserati Quattroporte Shooting Brake

Hablamos de un vehículo que no fue obra de un famoso carrocero italiano, sino de Adam Redding, un carrocero especializado en la restauración de vehículos clásicos, que respondió a la petición de un propietario que quería comprar un modelo más o menos exclusivo.

Debemos retrotraernos al año 2008, concretamente, al Concurso de Elegancia de Villa d'Este, celebrado a orillas del lago de Como (Italia). Allí, Carrozzeria Touring presentó una versión renovada del Maserati Quattroporte llamada 'Bellagio Fastback'. Se trataba de una variante familiar del Quattroporte de la generación anterior, de la que solo se fabricaron unos pocos ejemplares.

A la actual generación del Quattroporte no se le permitió este privilegio, por lo que el propietario de un Quattroptorte sedán decidió transformar su coche en una versión 'Shooting Brake'. Y como puedes ver, el resultado fue bastante convincente.

Maserati Quattroporte Shooting Brake

El trabajo de transformación requirió no menos de 1.500 horas de trabajo por parte del artesano británico. Un año después, en 2016, el vehículo fue entregado a su propietario con las modificaciones solicitadas.

Sin embargo, no es necesariamente el Maserati Quattroporte Shooting Brake de tus sueños, porque además de llevar el volante al lado derecho, el coche equipa un motor turbodiésel 3.0 V6, que desarrolla 275 CV de potencia y 600 Nm de par.

Maserati Quattroporte Shooting Brake

En otras palabras, no es un Maserati equipado con un melodioso propulsor V8 típico de la casa del tridente. La carrocería del coche está vestida en color gris metalizado Gunmetal Grey, tiene llantas de aleación de 20 pulgadas en acabado Mercurio y está equipado con un interior de cuero negro.

El coche solo ha recorrido 8.714 millas (14.025 kilómetros). Será ofrecido en subasta por Historics Auctioneers el 15 de mayo con un precio estimado que oscila entre las 75.000 y las 85.000 libras (entre 86.000 y 98.000 euros, aproximadamente).

Por lo que sabemos, este modelo parece haber tenido dificultades para encontrar compradores, pues ya estuvo a la venta el año pasado en Classic Driver, así como en Autostorico en 2019. Esperemos que en esta ocasión tenga más suerte.

Fuente: Motor1.com Francia