El gigante coreano Hyundai tiene la vista puesta en el futuro, como demuestra el prototipo TIGER X-1 Ultimate Mobility Vehicle que acaba de desvelar. Un modelo robotizado que podría tener muy diversas aplicaciones, tanto como vehículo lunar como aquí abajo, entre nosotros. 

El vehículo en cuestión ha sido diseñado por la división New Horizons del fabricante asiático, en colaboración con los expertos de software y diseño Autodesk y Sundberg-Ferrar. Se trata de la segunda creación de NH, tras el Hyundai Elevate concept, presentado el pasado 2019.

Galería: Hyundai TIGER X-1 Ultimate Mobility Vehicle

En teoría, una de las aplicaciones más lógicas del TIGER (que alude a 'Transforming Intelligent Ground Excursion Robot') sería la de funcionar como un vehículo logístico, para entrega de paquetes, con la ventaja de que podría llegar a localizaciones remotas y, además, no requeriría tripulación.

Al igual que el Elevate, el TIGER goza de un sistema de tracción total, y cada una de sus ruedas está montada sobre un subchasis articulado, lo que permite al vehículo escalar y andar sobre obstáculos que sean demasiado grandes como para pasarlos por encima. 

Hyundai Tiger X-1 Ultimate Mobility Vehicle

Las ruedas, además, pueden girar 360 grados, de manera independiente unas de otras, así que el vehículo puede moverse de forma lateral o incluso rotar sobre sí mismo. Curioso, desde luego.

Según Hyundai, el TIGER X-1 UMV ha sido diseñado para funcionar como una plataforma móvil de exploración científica, permitiendo entregas en lugares remotos y extremos, lejos de las bases centrales. En principio, un dron no tripulado sería capaz de transportar el TIGER hasta el lugar en cuestión. 

Hyundai Tiger X-1 Ultimate Mobility Vehicle

El diseño modular del TIGER permite acoplar diferentes tipos de carrocerías, pero a diferencia del Elevate, ha sido pensado para no ser tripulado, ya que se puede controlar de forma remota (o funcionar de forma autónoma, quizá en un futuro). Esto, junto a sus capacidades todoterreno, lo harían ideal como vehículo de respuesta en zonas dañadas por desastres naturales, por ejemplo.

Desde Hyundai también han asegurado que este prototipo tiene también mucho sentido en aplicaciones militares o relacionadas con la defensa, permitiendo por ejemplo entregas de material en zonas hostiles sin necesidad de poner en riesgo ninguna vida, ya que el vehículo no necesita conductor.