En estos tiempos que corren, que un coche se comercialice durante diez años es un caso poco convencional. Más aún, si hablamos de un superdeportivo que tiene que medirse constantemente contra nuevos rivales. Pero el Lamborghini Aventador puede presumir de esa 'vejez', algo que, por otro lado, cada vez es más habitual en la marca italiana.

Para celebrar el décimo aniversario del modelo transalpino, el preparador Huber, afincado en Dubái, ha tomado un ejemplar y lo ha modificado ligeramente. El resultado es el Huber Era, un homenaje para un coche que se presentó en el salón de Ginebra de 2011. 

Huber Era

Tuning ligero en carbono

El Era destaca por sus rediseñados paragolpes delantero y trasero, realizados íntegramente en fibra de carbono, más llamativos que los de serie, pero sin transformarlos por completo, algo que sí han hecho otros especialistas en preparaciones durante los últimos años.

Además, es posible tener un capó de carbono a juego como opción, con la trama a la vista y, si se quiere, en diferentes tonos de color.

Inspirado en el ADN de Lamborghini

La modificación de los paragolpes y el capó es un comienzo relativamente sencillo para este estudio, pero representa solo el primer acto en los planes de Huber: "Creemos que cuando se diseñan nuevos paquetes aerodinámicos para un coche hay que intentar empezar desde cero, siguiendo el ADN del modelo como única guía", dijo el fundador, Sean-Peter Huber. "El Era es solo el principio de una gama de productos de diseño que queremos llevar a cabo".

Lógicamente, el motor 6.5 V12 atmosférico no se ha modificado, así que continúa desarrollando 740 CV a 8.400 rpm y un par máximo de 690 Nm a 5.500 vueltas. Igualmente, las prestaciones se mantienen en 350 km/h de punta y 2,9 segundos para pasar de 0 a 100.    

La tracción es total, el coche dispone de cuatro ruedas directrices y la transmisión manual pilotada bidisco tiene siete velocidades. Todos los discos de freno son carbocerámicos, de 400 milímetros de diámetro los delanteros y de 380 los traseros.

Por lo demás, este biplaza italiano, que cuesta cerca de 380.000 euros, monta neumáticos traseros de 355 milímetros de sección, mientras que los delanteros 'se quedan' en 255 milímetros. 

Galería: Huber Era