Cuando Lucid Motors presentó su primer coche eléctrico hace unos meses, la berlina Air, fue capaz de atraer la atención de mucha gente, gracias a su amplia autonomía de 832 kilómetros (según ciclo EPA de Estados Unidos) y por sus magníficas prestaciones. Lógicamente, el proyecto pronto atrajo el interés de inversores, dispuestos a inyectar capital en la nueva empresa norteamericana, llamada a rivalizar contra Tesla.

El inicio de la producción está previsto para este año, en la nueva fábrica de Casa Blanca, en Arizona, pero ahora, parece ser que la noticia es que Lucid Motors ha recibido una generosa contribución de 1.000 millones de dólares, procedentes de un fondo de inversión de Arabia Saudita. Según parece, este capital ha sido decisivo para arrancar la construcción de la planta en Estados Unidos.

Galería: Lucid Air Dream Edition

No obstante, según informan varias fuentes internacionales, como parte del acuerdo, Lucid Motors se habría comprometido a fabricar una planta de coches eléctricos en Arabia Saudita. Medios como Bloomberg se hacen eco de este acuerdo, que sitúa en la ciudad de Jeddah, cerca del Mar Rojo, la ubicación para esa futura instalación.

Este proyecto se enmarca en otro más ambicioso, dotado de un presupuesto de 360.000 millones de dólares, procedente de un fondo de inversión propiedad de la familia real saudí que, según una fuente vinculada a la propia familia, estaría dispuesto a invertir aún más recursos en la empresa de automóviles eléctricos y ubicarla dentro del ambicioso proyecto de la Ciudad Económica del Rey Abdullah.

Lucid Air Dream Edition

La Ciudad Económica del Rey Abdullah es una metrópolis construida desde cero, siguiendo las pautas de una ciudad inteligente, situada a orillas del Mar Rojo. Como resultado de una inversión de 207.000 millones de dólares, la ciudad tendrá también un enorme distrito industrial en una superficie de 63 km2, que dará empleo a unas 330.000 personas.

Recordemos que Arabia Saudí, la mayor economía del Oriente Medio y el mayor exportador de petróleo del mundo, se ha esforzado por diversificar sus negocios y ligarlos, como en este caso, a la fabricación de vehículos eléctricos.

Lucid Air Dream Edition

El reino ha puesto en marcha un ambicioso programa a largo plazo, para ser cada vez menos dependiente de lo que ha sido su principal fuente de ingresos en las últimas décadas.

Recordemos que el Lucid Air es una berlina eléctrica diseñada por Peter Rawlinson, antiguo ingeniero jefe del Tesla Model S, que cuenta con un magnífico coeficiente aerodinámico (Cx de 0,21), con una potencia máxima de hasta 1.095 CV y una capacidad de carga de 300 kW.