Quién sabe si en un futuro, todas las marcas también lo ofrecen para sus vehículos.

Se dice que la innovación es producto, en muchas ocasiones, de la necesidad. Lo creas o no, aquí tienes un ejemplo de esa teoría. Se trata de la última creación tecnológica de Honda, destinada al mundo del automóvil... aunque no tenga ruedas.

Honda Japón ha presentado el denominado Kurumaku, un nuevo producto antiviral para los filtros de aire de habitáculo de los modelos Honda. Se instala en la parte superior del filtro de aire (la imagen de portada solo es una broma), funcionando como una máscara facial para prevenir la propagación de los virus.

Todos sabemos que la actual pandemia de coronavirus está lejos de haber acabado y esta innovación de la marca japonesa pretende ayudar a contrarrestar la expansión del virus, al tiempo que protege a los ocupantes del vehículo.

Honda Kurukuru filtro de habitáculo antivirus
Kurumaku de Honda
Honda Kurukuru filtro de habitáculo antivirus
Filtro de habitáculo con Kurumaku instalado

Entonces, ¿cómo funciona el Kurumaku? Honda afirma que el producto atrapa las partículas del virus con su superficie especial, reduciendo su poder de contagio y destruyéndolas. La tecnología utiliza un tratamiento de conversión química de fosfato de zinc, que también se utiliza para evitar la oxidación de los vehículos.

A diferencia de los filtros con certificación KN95 que utilizan otras marcas de coches como Geely, que impiden la entrada de virus y otras partículas de más de 0,3 micras, el Kurumaku funciona destruyendo los virus existentes en el interior del habitáculo, como los que puedes transportar al haber estado en un espacio público en contacto con el virus. 

Honda cree que el Kurumaku puede eliminar el 99,8 % de las partículas de virus que flotan en el interior del coche en los 15 minutos siguientes a la activación del sistema de recirculación del aire del vehículo.

Los virus presentes en otras superficies, por otro lado, pueden ser limpiados en 24 horas. Cabe destacar que el Kurumaku es un accesorio consumible que necesita ser reemplazado anualmente o cada 15.000 kilómetros.

En un principio, el Kurumaku estará disponible por primera vez para el Honda N-Box, un 'kei car', a la venta en Japón. Se comercializará como un accesorio que poder incluir en el vehículo con un precio de 6.400 yenes (unos 50 euros al cambio actual sin tener en cuenta impuestos). Se espera que este producto esté disponible gradualmente para otros modelos de Honda.