Los ejemplares citados en taller forman parte de toda la gama, incluido el Senna.

Aunque son un quebradero de cabeza para los fabricantes, las llamadas a revisión forman parte del agitado día a día de la industria automovilística. A veces, estas campañas pueden ser monumentales, como la que protagonizó Ford en 1980, cuando 21 millones de vehículos tuvieron que pasar por el taller. 

Esa fue la más grande conocida, mientras que la siguiente, por volumen, también pertenece a la marca del óvalo, con 15 millones de automóviles retirados temporalmente del mercado en 1999. El podio lo completa Toyota, al revisar nueve millones de coches, entre 2009 y 2010.

Galería: McLaren GT 2019

En la actualidad, se ha producido una llamada a revisión por parte de McLaren, una de las marcas más lujosas del mercado. Realmente, el volumen poco tiene que ver con las citadas anteriormente, pero también es verdad que las cifras de ventas de la firma británica son infinitamente menores que las de Ford y Toyota. 

Centrándonos en el tema, 2.763 coches del fabricante de Woking tienen que pasar por los talleres oficiales, ya que pueden correr el peligro de incendiarse. ¿El motivo? Una almohadilla antirruido y antivibración, colocada bajo el depósito de combustible, puede atrapar humedad y generarse moho, cuyo efecto corrosivo sobre dicho depósito podría provocar una fuga de combustible.

Según la edición estadounidense de Car and Driver, dos vehículos ya han experimentado este problema. Un fallo que se ha planteado en un informe de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), el equivalente estadounidense a nuestro EuroNCAP europeo.

Varios modelos se han visto afectados por esta retirada temporal. Entre ellos, se encuentran el McLaren 570GT (373 unidades producidas entre el 1 de mayo de 2016 y el 9 de enero de 2019), el 720S (2008 coches ensamblados entre 2016 y 2020), el GT (225 modelos afectados) y el Senna (157 ejemplares producidos entre el 22 de junio de 2018 y el 6 de diciembre de 2019).

McLaren Senna 2018: primera prueba

Debemos recordar que el Senna no es el primer hiperdeportivo de McLaren que sufre problemas de fiabilidad. En su día, el P1 también recibió un informe negativo de la NHTSA por un problema de fijación de su capó delantero.

Lógicamente, McLaren contactará con los dueños de los modelos afectados para pedirles que vayan a su concesionario y comprueben si el tanque está en buenas condiciones. Si no es así, la empresa británica se encargará de cambiar las piezas de forma totalmente gratuita.