En el vídeo se aprecia todo el proceso de protección que se aplica a la carrocería del superdeportivo italiano.

Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que el Ferrari Monza SP2 es uno de los modelos más atractivos que la firma italiana ha presentado en las últimas décadas. La ausencia de parabrisas o techo, unido a sus elegantes y fluidas líneas, hacen del superdeportivo un auténtico tesoro.

Lógicamente, al tratarse de un modelo tan raro y costoso, se hace casi obligatorio brindarle todas las medidas de protección posibles, entre otros aspectos, porque su carrocería está fabricada íntegramente en fibra de carbono.

Galería: Ferrari Monza SP2 protección de pintura

Y como el mercado del lujo no se limita solo a la venta de vehículos, también existen empresas especializadas en servicios auxiliares para estos clientes tan especiales. Por ejemplo, la compañía británica Topaz Detailing, con sede en Londres, nos muestra con este vídeo, cómo aplican un tratamiento protector a la pintura roja Rosso Robina del Monza SP2, que recuerda a los clásicos coches de competición de Alfa Romeo.

En las imágenes, observamos una detallada explicación de todo el proceso. Gracias a su propia base de datos, obtienen información sobre todas las piezas del vehículo que necesitan proteger. En aquellas partes de la carrocería más expuestas, los técnicos de la empresa londinense aplican una doble capa del film protector. De esta forma, la película transparente protege, al mismo tiempo que deja ver el aspecto original de las piezas, incluidas las de fibra de carbono.

Ferrari Monza SP2 protección de pintura

No se pasa por alto ningún detalle, ni los aireadores del habitáculo, ni las tomas de admisión de la carrocería, que también reciben su correspondiente película protectora. Otra parte expuesta que recibe el mismo tratamiento son los grupos ópticos, así como los umbrales de las puertas, propensos a sufrir los pisotones del conductor y el acompañante al acceder al habitáculo.

Ferrari Monza SP2 protección de pintura

En el vídeo, se puede descubrir cómo se tratan piezas de gran tamaño, como el capó del Monza SP2. Por esa razón, el propio capó tiene, en realidad, dos piezas del film protector (PPF), aunque es casi imposible ver dónde termina una y comienza la otra, ya que dicha unión se hace coincidir donde confluyen la pintura roja de la carrocería y la franja gris Grigio Ferro.

Ferrari Monza SP2 protección de pintura

Debemos recordarte que el Monza SP2 deriva del 812 Superfast, pero es más ligero, más ancho y con una versión más potente del motor atmosférico 6.5 V12. Desarrolla una potencia de 810 CV y 719 Nm de par motor, lo que lo convierte en el motor más potente que Maranello ha producido nunca. Todo, envuelto en un conjunto que solo pesa 1.520 kilos.

Ferrari Monza SP2 protección de pintura

El Monza SP2 es un objeto bastante codiciado y exclusivo, entre otros aspectos porque Ferrari limitó la producción a 499 unidades, incluyendo también el SP1 monoplaza. El precio por unidad del Monza SP2 es de 1,5 millones de euros.