Esta versión de competición está a punto de caramelo. La veremos durante la próxima temporada de los Super GT japoneses.

El nuevo Toyota Supra, que comparte genes con el BMW Z4, ya está casi listo para debutar como coche de competición, y más concretamente, en la categoría GT300 del campeonato japonés Super GT. En principio, el modelo participará en la próxima temporada 2020, con especificaciones JAF-GT300, muy cercanas a las de modelos de la categoría GT3.

Y es que la categoría inferior de las Super GT japonesas (por encima están los llamados GT500) permite a los equipos y fabricantes utilizar modelos con especificaciones GT3, para ahorrar así en costes, o bien desarrollar desde cero vehículos específicos GT300, que es el caso de este Supra tan particular.

Galería: Toyota Supra GT300

A tenor del vídeo que os ofrecemos a continuación, grabado durante una sesión de pruebas en el circuito japonés de Fuji Speedway, queda claro que bajo el capó de este Supra GT300 hay un motor V8, ya que el sonido no deja lugar a dudas. Lo que no sabemos de momento es si se trata del mismo bloque de ocho cilindros que equipan el Prius GT300 de apr Racing y el Lexus RC F GT3; es decir, un 5,4 litros V8 atmosférico.

Cabe apuntar que el Supra GT300 no es el único Supra de carreras que prepara la firma nipona, ya que también habrá una versión para GT500, la máxima categoría de Super GT, así como un Supra para las NASCAR Xfinity Series americanas.

El catálogo de versiones de carreras del modelo también contará con el Toyota Supra GT4, del que ya os hablamos hace algo más de un mes, y que es un coche de competición mucho menos radical, ya que está pensado para ser una opción más asequible, sin distar mucho del modelo de calle.

Así las cosas, mantiene el bloque de seis cilindros en línea del modelo de serie, aunque la potencia del 3,0 litros biturbo alcanza los 435 CV y 650 Nm, cifras bastante superiores a los 340 CV y 500 Nm que ofrece el Supra convencional.