Como suele decirse, el tiempo pasa volando. Parece difícil creer, pero ya han transcurrido nueve meses desde el debut del Koenigsegg Jesko, el nuevo hiperdeportivo de la marca sueca. En su presentación, conocimos sus principales datos técnicos y, ahora, no deberías perderte el vídeo adjunto.

¿Por qué? Porque, por primera vez, podemos escuchar el increíble sonido que emite el motor 5.0 V8, biturbo, al arrancarlo. En plena era de mecánicas tricilíndricas y eléctricas, oír el bramido de un propulsor de alta cilindrada es como encontrar un oasis en pleno desierto... 

Galería: Koenigsegg Jesko 2019


La grabación, de apenas 20 segundos, se ha realizado en la fábrica de la firma nórdica. Afortunadamente, el empleado del fabricante no solo arranca el motor, sino que además lo revoluciona con ligeras aceleraciones, para que nos cautive el sonido que emana por los escapes. 

Si recuerdas, este propulsor, una evolución del que empleaba el Agera RS, es capaz de desarrollar nada menos que 1.280 CV, si se emplea gasolina convencional, o 1.600 CV, en el caso de utilizar bioetanol E85.

Igual de impresionante es la cifra de par máximo: 1.500 Nm a 5.100 rpm. Pero es que, además, el bloque entrega más de 1.000 a partir de las 2.700 vueltas. ¿Y el límite de giro? Está tarado en 8.500 rpm.  

En cuanto a la velocidad máxima, todo lo que sabemos es que Koenigsegg espera alcanzar una punta de 483 km/h. ¿Cuándo intentará lograr esta marca? Lamentablemente, eso todavía es un misterio, pero será muy interesante descubrir si bate el récord de 490,48 km/h, establecido por un Bugatti Chiron Sport preparado

Koenigsegg Jesko 2019

Volviendo al propulsor, debemos señalar que, además de los dos turbocompresores, incluye un compresor eléctrico, que introduce aire en ellos con el fin de eliminar el efecto de retardo de los turbocompresores, fenómeno conocido como turbo lag.

Por si fuera poco, la transmisión cuenta con varios embragues, lo que significa que el conductor puede reducir varias marchas de forma instantánea, algo esencial e idóneo si se quiere exprimir el vehículo en un circuito de velocidad.

Por lo demás, el Koenigsegg Jesko está limitado a 125 unidades, todas vendidas, y el precio por ejemplar supera los tres millones de euros, impuestos incluidos. ¿Lo veremos alguna vez en vivo? Nunca se sabe...