El familiar alemán demuestra que se puede ser deportivo, incluso, recurriendo a un 'corazón' de gasóleo.

Para aquellos que todavía no lo sepan, la empresa de los cuatro aros inició hace unos meses un proceso de transformación de sus versiones 'S', hacia modelos equipados con mecánicas turbodiésel. La estrategia parece clara: reducir todo lo posible las emisiones de CO2 y acercarse a los objetivos europeos anticontaminación previstos para 2021.

Es cierto que todavía quedan irreductibles que siguen manteniendo mecánicas de gasolina turboalimentadas, como el Audi S3 o el S8, con su 4.0 V8 de 571 CV... o un lobo con piel de cordero como el SQ2, con su poderoso 2.0 TFSI y 300 CV.

Sin embargo, los S4, S5, S6 y S7 Sportback ya equipan, obligatoriamente, el motor turbodiésel 3.0 TDI V6, con 347 CV y 700 Nm debajo del capó. Un lienzo aprovechado por ABT, para plasmar su interpretación personal del familiar deportivo alemán más pequeño: el S4 Avant TDI 2020.

Galería: Audi S4 Avant TDI 2020 by ABT

Más potencia y par motor

Concretamente, 37 CV y 60 Nm más es lo que gana el Audi S4 Avant TDI después de pasar por las manos de ABT Sportsline. Tal y como apuntábamos, el bloque 3.0 TDI V6 se beneficia de un aumento de potencia, hasta alcanzar los 384 CV y 760 Nm.

Las prestaciones apenas sufren mejoras, anunciando un tiempo de 3,7 segundos en la maniobra de aceleración de 0 a 100 km/h (0,1 segundos menos). Por su parte, la velocidad máxima permanece limitada, electrónicamente, a 250 km/h.

En el apartado técnico, ABT ha añadido un sistema de suspensión adaptativa específico, que cuenta con nuevas barras estabilizadoras. El familiar alemán reduce la altura libre al suelo en 15 milímetros, en la parte delantera, y 40, en la trasera.

Leves cambios estéticos

Respecto al capítulo estético, su mayor cualidad es la de la discreción. Hemos visto trabajos mucho más llamativos del preparador alemán, pero este no es el caso. El automóvil equipa unas llantas de aleación de 20 pulgadas, mientras que ABT ha añadido algunos elementos de fibra de carbono en el interior, para conseguir un aspecto más deportivo. 

Otro detalle llamativo es que el logotipo de la compañía también se proyecta en el suelo, a través de unos pequeños faros ubicados debajo de los retrovisores exteriores. Salvo por esos detalles, el aspecto del S4 Avant TDI de ABT no se diferencia del modelo original, incluyendo los mismos logos, las cuatro colas de escape y las ópticas principales originales.