Los chicos malos de aquel país tienen complicado escapar de la poderosa berlina alemana.

La utilización de berlinas deportivas como coches patrulla de la policía no es nada nuevo. Nosotros os hemos enseñado varios ejemplos. Sin embargo, los delincuentes de la ciudad australiana de Camberra deberían estar intranquilos.

Según hemos podido saber, a través de un grupo de Facebook, denominado Vehículos de la Policía Australiana, la última incorporación a la flota policial de la ciudad australiana es un BMW M3. Una berlina deportiva, con 431 CV y 550 Nm de par máximo, que parece recién sacada del concesionario.

Galería: BMW M3 de la policía australiana camuflado

La peculiaridad del vehículo reside en que no porta ningún tipo de distintivo policial. Se trata de un modelo 100% camuflado, así que si te encuentras por la zona y tienes pensado cometer una ilegalidad, más vale que no detectes, a través de tu espejo retrovisor, la presencia de los riñones de la berlina deportiva alemana, sobre todo, si está pintado en azul San Marino Blue M.

No sabemos demasiados datos sobre el vehículo, salvo que lleva instaladas las luces rojas y azules típicas de los vehículos policiales, tanto en el salpicadero, como a la altura de las luces antiniebla, así como en la luneta trasera.

Por si no lo sabías, esta generación del BMW M3 estuvo a la venta hasta el año 2017 y equipa una mecánica de seis cilindros en línea, biturbo, con 3,0 litros de cilindrada, para desarrollar una potencia de 431 CV entre 5.500 y 7.300 rpm.

Este BMW M3 es capaz de acelerar, de 0 a 100 km/h, en solo 3,9 segundos, mientras que la velocidad máxima está autolimitada a 250 km/h; no obstante, gracias al paquete M Driver's, la velocidad punta puede alcanzar los 280 km/h.

BMW M3 de la policía australiana camuflado

Curiosamente, en el citado grupo de Facebook se hace mención a que la policía australiana también estaría utilizando otros deportivos para este fin. Sin ir más lejos, se menciona un Honda Civic Type R o un BMW M5 Competition.

BMW M3 de la policía australiana camuflado

Así las cosas, tal y como comentábamos al comienzo, ya hemos podido contemplar otros casos de superdeportivos utilizados por las fuerzas de seguridad. De este modo, vimos un Nissan GT-R donado a la policía japonesa o un Ferrari 458 Spider, requisado a la mafia, que terminó como coche patrulla de la policía italiana.

Sin embargo, de todos los vehículos de policía que hemos visto, Dubái se lleva la palma. Allí hemos visto un Bugatti Veyron y un Lamborghini Aventador. Resulta complicado superar eso, ¿verdad?

Fuente: Grupo de Facebook de Vehículos Policiales de Australia, a través de The Drive