La verdad es que no sabríamos con cuál quedarnos...

El nuevo Audi RS 6 Avant 2019, la cuarta generación del superfamiliar alemán, acaba de presentarse con una estética realmente impactante. Llegará a los concesionarios durante el primer trimestre de 2020, pero ¿será capaz de continuar el éxito cosechado por el modelo de 2015? 

Lo cierto es que ambos modelos se diferencian bastante en el apartado del diseño. Por eso, resulta muy interesante concretar las diferencias entre ambos. ¡Comenzamos!

Cuestión de gustos

Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015
Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015

A simple vista, se observa un patrón de estilo muy diferente en el RS 6 Avant 2019. Las líneas tensas y muy marcadas prevalecen sobre los trazos menos definidos de su antecesor. De hecho, el nuevo modelo hereda las tomas de aire en los laterales del paragolpes, del R8, y los faros láser Matrix LED, del A7 Sportback. 

La anchura aumenta 4 centímetros, la parrilla delantera es más ancha y está situada en una posición más baja y la delgada ranura entre el capó y la propia parrilla recuerda a la del nuevo A1 Sportback. Además, desaparece la inscripción quattro. 

Motor V8... con hibridación ligera

Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015
Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015

Bajo el capó, continúa el motor 4.0 V8 TFSI, biturbo, pero ahora, en lugar de entregar 560 CV (605 en la versión performance), desarrolla 600. La aceleración de 0 a 100 km/h se completa en 3,6 segundos (frente a los 3,7 del performance) y la velocidad máxima llega a los 305 km/h.

Pero además, siguiendo la ola ecológica, esta cuarta generación cuenta con un sistema de hibridación ligera, sustentado en una red eléctrica de 48 V, y otro de desconexión selectiva de cilindros. Ambas tecnologías intentan reducir el consumo lo máximo posible. 

Las llantas marcan la diferencia

Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015
Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015

La vista lateral es el punto de vista que menos cambia entre las dos generaciones, a pesar de que todos los paneles de la carrocería son nuevos. En este caso, la única gran novedad es la línea de tensión situada justo por debajo de las manillas de las puertas, que conecta las enormes llantas de aleación.

Precisamente, es este componente el que más nos sirve para distinguir ambos modelos. El nuevo RS 6 Avant disfruta de nuevas llantas de aleación de 21 o 22 pulgadas, que camuflan parcialmente cuatro discos ventilados y perforados que, opcionalmente, pueden ser de material carbocerámico.

La zaga muestra una elevada dosis de deportividad

Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015
Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015

Al igual que sucede en el frontal, la zaga gana 'musculatura'. No hay más que ver el impactante paragolpes, en el que la línea ondulada del difusor cobra un protagonismo absoluto. Por supuesto, no falta la doble salida de escape ovalada, opcionalmente, de color negro.

Una curiosidad: los faros con tecnología de tipo LED muestran unas secuencias de bienvenida y despedida distintas a las del A6 Avant estándar.    

Dentro cambia todo

Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015
Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015

Las notables diferencias de estilo también se perciben en el habitáculo. En este punto, el RS 6 Avant 2015 ha quedado bastante desfasado, ya que apenas cuenta con una pantalla central, en lugar de las tres que emplea el nuevo RS. 

Al igual que los Audi más recientes, la consola central alberga dos monitores, uno para la climatización y otro para sistema de infoentretenimiento MMI Plus, mientras que detrás del volante nos encontramos con el virtual cockpit de 10,25 pulgadas.

Prácticamente, todos los mandos físicos desaparecen y surgen superficies planas negras que, aunque inevitablemente atraigan polvo y marcas de dedos, hacen que el interior sea elegante y de máxima calidad.

Galería: Audi RS 6 Avant 2019 vs. 2015