Los vehículos del fabricante francés ofrecen dos plazas y se pueden conducir a partir de los 15 años de edad.

Como alternativa a los clásicos ciclomotores, que pueblan las calles de nuestras ciudades, AIXAM ofrece una alternativa más práctica y segura. Con tan sólo 15 años de edad y estando en posesión del permiso de circulación AM, podrás conducir cualesquiera de los modelos de vehículos que componen la amplia oferta del fabricante francés AIXAM.

Galería: AIXAM, líder en movilidad juvenil

No es una cuestión menor pensar en la seguridad de tus hijos, cuando decides adquirir un vehículo para sus desplazamientos. En este sentido, debes recordar que un adolescente con 15 años cumplidos puede solicitar la licencia de circulación AM. Para ello, necesita unos requisitos como son: solicitud de impreso de la DGT, DNI o permiso de residencia, foto carnet, examen psicotécnico, pago de la tasa, superar un sencillo examen tipo test de 20 preguntas, además de una pequeña prueba de conducción en un circuito de maniobras y que el vehículo esté matriculado en la jefatura provincial de tráfico donde reside. Una vez matriculado conseguirá el permiso de circulación y la tarjeta de inspección técnica; por supuesto, es necesario el correspondiente seguro de responsabilidad civil, obligatorio para cualquier vehículo a motor.

Una opción, cada vez más en boga, como demuestran los estudios del sector. Ene este sentido, las ventas de pequeños ciclomotores con mecánicas de 50 cm3 sean reducido considerablemente. La alternativa debemos buscarla en los denominados vehículos sin carné, cuyas previsiones de venta para el año 2019 se estiman alrededor de las 3.000 unidades.

Gama AIXAM

Los motivos de este cambio de tendencia debemos buscarlos, principalmente, en el apartado de la seguridad. Por ejemplo, los modelos de AIXAM incluyen dispositivos de seguridad activa como el sistema antibloqueo de frenos ABS. Por otra parte, el diseño y resistencia del chasis ha mejorado co el paso de las generaciones y AIXAM dispone de un chasis de aluminio, que ya ha sido probado con éxito en los test de choque desarrollados por EuroNCAP. Tanto el conductor como su acompañante están protegidos por cinturones de seguridad y este tipo de vehículos no pueden superar la velocidad máxima legal de 45 Km/h, por lo que en caso de colisión, las consecuencias son las menos graves posibles.