No te pierdas esta leyenda de los rallies, con el propulsor de una moto, rodando al límite en un tramo de curvas. ¿Qué puede salir mal?

A veces, el mundo de las subidas cronometradas de montaña descubren coches increíbles. Un buen ejemplo es el Alpine A110, que puedes encontrar en el vídeo adjunto a esta noticia.

El Alpine A110 es uno de los coches clásicos más célebres de la historia del automovilismo. Estrenado en 1962, el buque insignia del fabricante de Dieppe se distinguió rápidamente de la competencia, al lograr numerosas victorias en competición, alzándose con el triunfo en el Campeonato del Mundo de Rallies, en 1973. 

Un Alpine A110 con un motor descomunal...

Aunque han pasado varias décadas, todavía es posible disfrutar de este modelo en competiciones locales, donde suele tener bastante éxito. Sin embargo, el equipo español Outeda Racing, con sede en Galicia, ha decidido ir un paso más allá y dotarlo de un componente especial: el motor de una Kawasaki ZX-12R, montado en posición central.

Para los que no sepan qué motocicleta es, recordaremos que se trata de un vehículo de dos ruedas fabricado entre 2000 y 2006, al que su motor 1.2 de 197 CV, le convirtió en la moto de producción más rápida del mundo.

En resumidas cuentas, este Alpine pesa 600 kilos y desarrolla 197 CV, cifras que le permiten ofrecer una brillante relación peso/potencia de 3,04 kg/CV. Prueba de ello es que un Porsche Cayman GTS, con transmisión automática PDK, es de 4,04 kg/CV.

Obviamente, el motor no ha sido lo único que se ha modificado en este clásico. Para digerir el aumento de potencia ha sido necesario montar neumáticos de mayores dimensiones, unas vías más anchas, rebajar la altura de la carrocería. ¿El resultado? Merece la pena que lo compruebes por ti mismo...