La segunda entrega del Land Rover más exitoso ya está aquí.

En 2011, en un contexto económico marcado por la crisis, Land Rover se armó de valor y presentó un automóvil que supondría un antes y un después en la historia de la marca: el Range Rover Evoque.

Un modelo con un diseño prácticamente idéntico al concept car LRX, presentado en el salón de Detroit 2008, que supuso la incursión de Range Rover en el segmento de los SUV medios y que, además, se convirtió en el primer 'Range' en ofrecer variantes de tracción delantera. 

Por otra parte, este todocamino ofrecía unas posibilidades de personalización mucho mayores que las de cualquier todocamino. E, incluso, se ha atrevido a ofrecer carrocerías de 3 y 5 puertas... ¡y hasta una variante Convertible con techo de lona!

Todo esto le ha servido para llegar a ser el Land Rover más exitoso de los últimos años, con más de 750.000 unidades comercializadas en todo el mundo. Por eso, a la hora de concebir su segunda generación, no resulta extraño que la firma británica haya apostado por actualizar su imagen, en vez de optar por un diseño revolucionario.

Range Rover Evoque 2020

Range Rover Evoque 2020: parece un Velar a escala

De un primer vistazo, queda claro que podría definirse al nuevo Range Rover Evoque 2020 como un Velar a escala. Frente al modelo al que sustituirá, incluye unos faros más estilizados, una parrilla frontal más pequeña y un paragolpes con unas grandes tomas de aire en los laterales.

La vista lateral es el punto donde más similitudes se encuentran respecto a su antecesor, con una superficie acristalada que se hace más pequeña, a medida que te acercas a la trasera del coche. Además, entre los elementos más destacados, encontramos unas llantas de aleación de hasta 21 pulgadas o un recurso estilístico cada vez más habitual en los modelos de la compañía: unos tiradores enrasados con las puertas, que 'emergen' al abrir el coche.

En la zaga, unas ópticas horizontales y el voluminoso difusor trasero acaparan gran parte del protagonismo. En resumidas cuentas, el Range Rover Evoque 2020, seguirá siendo uno de los SUV más atractivos del segmento y, como hasta ahora, es previsible que siga ofreciendo unas posibilidades de personalización superiores a las de cualquier rival.

Range Rover Evoque 2020

Un interior modernizado

Por lo demás, no deberías dejar que el nuevo diseño te engañe: las dimensiones son muy similares a las de su antecesor. Sin embargo, el interior ofrece más espacio para las piernas de los pasajeros traseros, así como una mayor capacidad de maletero, que cubica 591 litros, frente a los 575 del modelo actual. 

Como hasta ahora, en el habitáculo del Range Rover Evoque 2020 predominan las líneas rectas y, al menos en las fotos, parece que el salpicadero transmite una sensación de lujo y solidez comparable a la de sus hermanos mayores.

En cualquier caso, también aquí son evidentes las similitudes con el Range Rover Velar, como queda patente al observar la instrumentación digital o las dos pantallas táctiles de 10,0 pulgadas la consola central. La superior sirve para manejar el sistema multimedia y otras funciones del vehículo, mientras que la inferior permite gobernar la climatización. 

Range Rover Evoque 2020
Range Rover Evoque 2020

Range Rover Evoque 2020: más ligero, rígido y ecológico

Desde el punto de vista técnico, la gran novedad del Range Rover Evoque 2020 es la nueva plataforma Premium Transverse Architecture. Es cierto, gracias al empleo de aluminio, se ha conseguido reducir el peso en 33 kilos, pero eso no parece un mérito enorme, si tenemos en cuenta que en el modelo anterior la cifra de partida era de 1.679 kilos. 

Lo que sí parece interesante es que el nuevo chasis resulte un 13% más rígido, que ahora emplee un mayor porcentaje de materiales reciclados en la fabricación y que, además, sea compatible con mecánicas eléctricas.

De hecho, gracias a esta plataforma, el Evoque puede presumir de recurrir, por primera vez, a un sistema de hibridación ligero. Para ello, combina un propulsor turboalimentado de gasolina, de cuatro cilindros y 300 CV, con una red eléctrica de 48V, capaz de almacenar la energía generada en las fases de deceleración y de frenado, en una batería de iones de litio ubicada bajo el piso. 

Range Rover Evoque 2020

De esta forma, el sistema de arranque y parada automáticos del motor ICE, en combinación con una transmisión automática de convertidor de par ZF, con nueve velocidades, es capaz de detener el motor a velocidades inferiores a 17 km/h y, mientras permanece apagado, utilizar la energía de la mencionada batería para alimentar los sistemas eléctricos y arrancar de nuevo el propulsor. Sin duda, es algo que ayudará a reducir el consumo... aunque por ahora no disponemos de datos oficiales que lo confirmen.

Por otro lado, el Land Rover Evoque 2020 también se ofrecerá con propulsores turboalimentados de gasolina y de ciclo diésel, con potencias comprendidas entre los 150 y los 300 CV. En última instancia, también se espera la aparición de una variante híbrida enchufable que combinará un propulsor turboalimentado de gasolina, de 1,5 litros y tres cilindros, con un motor eléctrico que estará conectado al eje trasero.

Range Rover Evoque 2020

Range Rover Evoque 2020: con tracción total de serie

Las cualidades en campo del nuevo Range Rover Evoque 2020 deberían ser superiores a las habituales en los todocaminos. Es cierto que la ausencia de reductora hará que no sea tan imparable como sus hermanos mayores fuera del asfalto, pero también que incorporará tracción total de serie, así como el control dinámico de la conducción Terrain Response.

Este último, permitirá ajustar la respuesta del motor, el cambio y el sistema de tracción, a la superficie por la que se circule, en seis niveles: General, Eco, Arena, Hierba-Grava-Nieve, Barro-Rocas y Auto.

Range Rover Evoque 2020
Range Rover Evoque 2020

En lo que a las cotas off road respecta, son generosas... teniendo en cuenta que es un SUV. Aun así, declara unos ángulos de ataque y salida de 25 y 30,6 grados, respectivamente.

Pero lo que realmente marca la diferencia frente a la competencia, es que el nuevo Range Rover Evoque 2020 puede incorporar el ClearSight Ground View (hasta ahora conocido como Transparent Bonnet), que, gracias a la utilización de cámaras en la rejilla del radiador y los espejos laterales, es capaz de proyectar en la pantalla de la consola central el terreno que hay por debajo del coche. Algo tremendamente útil, cuando se circula fuera del asfalto.

¿Quieres saber más acerca de este todocamino? No te preocupes, durante el salón del automóvil de Chicago, que se celebrará en febrero de 2019, la marca desvelará más detalles de su futuro modelo, incluidos precios y fechas de comercialización.

Galería: Range Rover Evoque 2020