El CLK 500, de 2002, es una auténtica obra de arte.

A medida que se incrementa la fama y el palmarés del pentacampeón del mundo de Fórmula 1, Lewis Hamilton, la legión de seguidores del piloto inglés aumenta en número y en excentricidades.

Gracias al título conseguido en 2018, Hamilton ocupa el segundo lugar en el palmarés de ganadores de Fórmula 1 de todos los tiempos, igualando los galardones de otro mítico piloto de Mercedes-Benz, como Juan Manuel Fangio, y solo a dos entorchados de Michael Schumacher.

Pues bien, un seguidor del corredor inglés, de nombre Paul Karslake, se ha puesto a trabajar a fondo en su Mercedes-Benz CLK 500, de 2002, para decorarlo de la forma que estás viendo en las imágenes.

Lewis Hamilton art car

Mercedes-Benz CLK 500, un cupé llamativo

"Me encanta la decoración del coche de Fórmula 1 de Lewis", dijo Karslake. "Este CLK 500, con 5,0 litros de cilindrada y volante a la derecha, era la base ideal para iniciar el proyecto, pero su aspecto resultaba demasiado conservador. Así que pensé en cómo mejorar su imagen para circular por las calles de mi ciudad a diario con él. Al fin y al cabo, en esencia, hablamos de un deportivo", dijo.

De esta forma, la carrocería del automóvil luce unos códigos estéticos similares a los que usó el equipo Mercedes F1, desde que comenzó la carrera de éxitos de Hamilton junto a Mercedes, en 2014.

Esta auténtica obra de arte también reproduce una imagen aerografiada de Hamilton, junto con una bandera británica, en el capó del coche. Ambos dibujos han sido realizados por el propio Karslake, a mano.

Después de añadir algunos detalles con pincel, también a mano, el autor protegió todo la obra pintada sobre el capó con seis capas de laca.

Aunque el trabajo artístico en la carrocería no son las únicas modificaciones llevadas a cabo en el Mercedes-Benz CLK. Si te has fijado con atención, las llantas de aleación que equipa el vehículo están firmadas por el especialista Cosmis Racing.

La suspensión corre a cargo de Bilstein, que consigue rebajar, significativamente, la altura libre de la carrocería con el suelo. Asimismo, el sistema de escape está fabricado de forma artesanal y la ECU se beneficia de una puesta a punto electrónica específica.

Lewis Hamilton art car

"La inclusión del kit de carrocería, además del alerón trasero, especialmente diseñado para este coche, fue anterior al trabajo de decoración del exterior. Además, debajo de la carrocería se esconden una serie de modificaciones igual de llamativas", afirmó su creador. "Es un automóvil brillante y divertido de conducir".

Pero hay más, debido a que este ejemplar único va camino de subastarse. En concreto, este CLK 500 se pondrá a la venta coincidiendo con una venta de modelos históricos especializada en modelos de Mercedes-Benz, que se celebrará en el antiguo circuito de Brooklands, Surrey (Inglaterra), el próximo 24 de noviembre. Las previsiones apuntan a un precio de venta que podría oscilar entre los 23.000 y los 30.000 euros.