Los dos turbocompresores son los 'culpables' de esta increíble cifra de potencia.

Siempre hemos dicho que el motor 5.0 V8 de aspiración atmosférica, del Ford Mustang 2018, es una 'pieza' muy codiciada para los preparadores. ¿El motivo? Sobre su base, basta con incorporar un sistema de sobrealimentación para que los 450 CV oficiales aumenten de forma exponencial. 

En esta ocasión, la compañía Lebanon Ford Performance es la que ha 'apretado las tuercas' de esta mecánica, integrando en ella dos turbocompresores, para lograr más de 2.000 CV. No está nada mal, ¿verdad?

Otras preparaciones del Ford Mustang

A este Mustang vitaminado se le conoce como LFP Street Sleeper y, a simple vista, no se diferencia del modelo original. Por lo tanto, salvo que sepas lo que esconde debajo del capó, seguro que te quedas boquiabierto al verlo acelerar. De momento, no podemos ofrecerte un vídeo, pero estaremos atentos por si se da la oportunidad.

Entre 800 y 2.000 CV  

El kit básico que ofrece Lebanon Ford Performance asegura 800 CV de potencia. Si vamos un paso más allá, un paquete evolucionado sube la cifra a 1.000. Y para aquellos inconformistas, disponen de la famosa preparación de los 2.000 CV, que implica diversos ajustes específicos en el chasis, para que el 'pony car' no se envalentone. 

Independientemente de la opción escogida, el Mustang potenciado es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 4,6 segundos y de superar los 250 km/h. 

Ford Mustang 2018 primera prueba

En Estados Unidos, el LFP Street Sleeper cuesta 39.995 dólares (34.696 euros, al cambio). No obstante, si ya posees un Mustang GT y quieres subirlo de potencia, puedes incorporar uno de los kit de forma individual. Atento, porque también puedes 'muscular' el modelo lanzado en 2015, que se ha vendido hasta hace unos pocos meses.  

 

FuenteLebanon Ford Performance

Galería: Ford Mustang 2018: primera prueba