Probablemente te hayas cruzado con él cientos de veces... y todavía no lo sepas. ¿Nuestro consejo? Si puedes, cómpralo.

Comprar un coche clásico es algo apasionante, pero todavía lo es más cuando tiene una gran historia detrás. Y ese es el caso del Ferrari F50 que ilustra esta noticia: fue el primer ejemplar que se construyó de este superdeportivo y la unidad que se utilizó en la presentación mundial del modelo, en el salón de Ginebra de 1995.

Por si esto fuera poco, también se utilizó para las sesiones de fotos de la marca y, además, es el ejemplar que sirvió como referencia para diseñar las maquetas a escala. Así que, en cierto modo, este Ferrari F50 está presente en miles de revistas del motor, en las miniaturas que adornan las estanterías de los niños y en millones de imágenes en Google. Sin duda, se trata del mayor 'influencer' del mundo del motor.

Ferrari, más información:

Ferrari F50 de 1995

La historia de este F50 no termina aquí...

A finales de la década de los 80, unos años antes de que naciera el modelo, Enzo Ferrari prometió a Jacques Swaters que, a modo de agradecimiento, le vendería la primera unidad que se construyese del Ferrari F50. Y es que, Swaters era una leyenda del automóvil que siempre fue fiel a Ferrari, primero como piloto, más tarde como propietario de un concesionario y, en última instancia, como coleccionista de vehículos de la marca del cavallino rampante. 

Finalmente Swaters pudo adquirir el modelo el 30 de enero de 1998, una vez que completó el programa de test de la firma italiana, tres años después de su presentación. Por supuesto, en Marenello tuvieron la gentileza de reconstruirlo por completo antes entregárselo.

Tras varios años en la colección privada del antiguo piloto, en 2007 pasó a manos de un comprador estadounidense y, un año más tarde, se convertiría en una de las estrellas de la Monterey Car Week de California. Poco después, caería en manos de un coleccionista de Long Island, en Nueva York.

Ferrari F50 de 1995

¡Tiene 23 años y tan solo 2.253 kilómetros!

Este Ferrari F50 apenas ha recorrido 2.253 kilómetros y está a la venta con el certificado de autenticidad Ferrari Classiche. Además, también incluye los accesorios originales de fábrica para transportar el equipaje, los libros de usuario, el llavero numerado, el techo duro desmontable y el manual de taller. A principios de 2018 recibió una puesta al día, que incluía el cambio de fluidos, la batería, los inyectores de combustible y la incorporación de un silencioso de acero inoxidable, aunque con el vehículo se entrega el de fábrica. Sin duda, un superdeportivo en el que merece la pena invertir.

Galería: Ferrari F50 de 1995