Con tres campeonatos de constructores y dos de pilotos, este Fiat obligó a jubilarse al célebre Lancia Stratos.

Hace cuatro décadas, Fiat estaba profundamente vinculada a la competición automovilística y la aparición del Fiat 131 Abarth Rally. Un modelo que supuso la llegada de un periodo célebre para la marca italiana, además de la comercialización de las 400 unidades 'de calle' de este modelo, que exigía la FIA para competir en el Grupo 4 de rallies. ¿Una curiosidad? En tan solo tres días, se agotó la producción de este espectacular coche clásico

Qué cambiaba frente a los Fiat 131 normales

El Fiat 131 Abarth Road Rally de calle derivaba del Fiat 131, que suponía la mitad de las ventas de marca turinesa en la época. En su construcción, colaboraron Fiat, Bertone y Abarth.

A nivel técnico, el primer paso fue aligerar la carrocería, introduciendo aletas, capós y puertas fabricados en materiales plásticos; así como unas ventanillas traseras y una luneta posterior de plexiglás. También llegaron cambios de diseño, sustituyendo el paragolpes por unos elegantes apéndices aerodinámicos en el frontal, el techo y la tapa del maletero. 

Fiat 131 Abarth Rally, fotos históricas
Fiat 131 Abarth Rally, fotos históricas

Sin embargo, las mayores modificaciones se dieron en las suspensiones. En el eje delantero se introdujo un nuevo esquema McPherson, se rediseñaron los brazos de la suspensión y se adaptó una nueva barra estabilizadora. Por otro lado, detrás, desaparecía el eje rígido en favor de un segundo esquema McPherson, inspirado en el utilizado por el 124 Spider.

Aunque en la actualidad es complicado encontrar coches con este tipo de suspensión trasera, en la época era muy apreciada, tanto por robustez, como porque permitía modificar la caída, el paralelismo de las ruedas y el reglaje de la barra estabilizadora, con mucha facilidad. 

¿Otro dato llamativo? Este Fiat empleaba unos neumáticos Pirelli P7 195/50 VR 15, que se consideraban anchísimos en la época.

Fiat 131 Abarth Rally: 2,0 litros y 140 CV

En principio, la versión de competición equipaba un propulsor 1.8 de 200 CV, aunque no tardó demasiado en aparecer una variante de 2,0 litros, con cuatro cilindros, que desarrollaba 215 CV... que más adelante se convertirían en 230, al adaptar el sistema de inyección Kugelfisher. 

Por supuesto, la versión de calle contaba con una mecánica menos poderosa, pero prodigiosa para la época. Aurelio Lampredi fue el ingeniero encargado de poner a punto el motor de esta variante, extrayendo 140 CV al bloque atmosférico de gasolina, de 1.995 cm3. Esta mecánica estaba asociada a una caja de cambios manual, de cinco velocidades. 

¿Las prestaciones? Este Fiat era capaz de alcanzar 100 km/h en 8,8 segundos y 190 km/h de velocidad máxima.

Fiat 131 Abarth Rally, fotos históricas
Fiat 131 Abarth Rally, fotos históricas

En 1976, comienza a vencer

En poco tiempo, el Fiat 131 Abarth Rally se convirtió en la gran apuesta de la marca italiana para los rallies. Y lo cierto es que no lo hicieron mal: en 1976, el piloto finlandés Markku Allen obtuvo la victoria en el Rally 1000 Lagos. Más tarde, en 1977, Fiat se alzó con el campeonato del mundo de rallies de constructores; mientras que, en 1978 y 1980, hizo doblete, proclamándose campeones del mundo, en las categorías de constructores y pilotos, con Markku Alen y Walter Röhrl al volante, respectivamente.

 

Más coches clásicos en Motor1.com:

Galería: Fiat 131 Abarth Rally, fotos históricas